Economía Animal

Economía Animal

Like
288
0
Miércoles, 27 Marzo 2019
Noticias

El auge de las mascotas en los hogares colombianos produce un exponencial comercio nacional y local. Alrededor de ellas, diferentes negocios nacen para satisfacer las necesidades de las mascotas, como también fundaciones que buscan ayudarles.

En Bucaramanga, para septiembre del 2018 identificaron más de 11.200 perros y gatos. El censo se realizó mediante un convenio de la Secretaría de Salud y Ambiente con la Universidad Cooperativa de Colombia, en las comunas San Francisco, Occidental, Provenza y Norte.

Ricardo Rueda Araque es Gerente de Distrito en La Santé, y dueño de una PET shop ubicada en el barrio Gomez Niño. Esta tienda ofrece servicios relacionados con la belleza animal y el aseo, vende alimentos tipo Premium, también juguetes y cadenas, entre otros utensilios para las mascotas.

Ricardo cuenta que desde hace 5 años que fue cuando inició su tienda, la evolución de este negocio ha ido en crecimiento a la par con la aceptación de las mascotas en las familias.

“La tienda funciona hace 5 años en estos 5 años prácticamente es donde se ha dado el mayor crecimiento de mascotas digamos a nivel de familias y dónde ha crecido el mercado, este mercado es un mercado que crece y se desarrolla bastante bien.

Según FENALCO, para el 2018, el mercado de alimentos de la industria de mascotas se había multiplicado 5 veces desde el año 2000. Este, pasó de 60 millones a 300 millones de dólares en el país.

Diferentes empleos se crearon alrededor de los perros y los gatos. Paseadores, seguros médicos, spas y hasta organizadores de fiestas de cumpleaños, se encuentran entre los muchos oficios que ofrece este comercio.

Pero estos no son los únicos gastos que acarrea una mascota. Hay necesidades con más prioridad por satisfacer. Por esto nacen las diferentes fundaciones que intentan ayudar a estos animales en condiciones precarias.

Una fundación busca conseguir recursos para la alimentación, las consultas veterinarias, las vacunas, los productos para la desparasitación y el aseo, camas e incluso tazas para servirles el alimento y dependiendo de la cantidad de animales.

Jenny Andrea Suárez Meza, es abogada y activista animalista, creadora y representante legal de la fundación CADA, que intenta salvaguardar los derechos de los animales.

Jenny explica lo necesario que es para ellos conseguir reducir los costos de estos productos. Por eso, acuden a tiendas agropecuarios que les da la capacidad de mantenerse.

“Que la conseguimos en agropecuarias, no en veterinarias porque en veterinarias ya se nos duplica el valor. Nosotros como fundación tenemos que buscar la economía para mantenerlos a todos, o si no, no somos capaces, no damos abasto”.

Una mascota de hogar necesita recursos y la mayoría de fundaciones realizan diferentes filtros para entregarla. Jenny agrega que el espacio, la comida, el aseo y los controles veterinarios son indispensables para su bienestar.

“Hay que tener en cuenta el espacio, que no les falte nada, la comida que es lo más importante, mantener el área totalmente limpia, hacerle control médico veterinario por lo menos un cuadro hemático cada 8 meses la purga cada 4 meses”.

Las vacunas son lo primordial para un perro, sin ellas fácilmente pueden adquirir enfermedades letales. Nathalia Carolina Báez Torres es estudiante de medicina veterinaria de la UCC y expone los precios aproximados de las vacunas, que varían entre los 18.000 y 40.000 pesos según el tipo que sea.

“Las primeras son como las más económicas. Están en un porcentaje más o menos de 18 a 22.000 pesos. Luego las finales son como a 40 que son las dos últimas. La de moquillo vale 32.000 pesos. La de rabia diría que es la más barata ya que hasta el mismo gobierno las regala.”

Tener una mascota de compañía es algo que exige capitales. Pero para algunas personas como Miguel Eduardo Machado Jiménez, esta inversión es mucho más que remunerable.

Actualmente tiene una familia con su novia que consta de 4 perros y 3 gatos, que gastan mensualmente 320.000 pesos solo en alimento. Para él, el bienestar que puede producir un perro hace de la inversión económica algo equitativo.

“Entonces el perro, por ejemplo es algo que es una inversión más que un gasto, porque aparte que vas a tener una compañía interna vas a tener un montón de cosas que hasta bienestar en cuanto a la salud.”

Para finales del 2018 el DANE calculaba una población de 5 millones de mascotas, donde el 47% de los hogares rurales y urbanos, tenían como mínimo una mascota.

Por Paula Oliveros Hincapié.

@paulaoliverosh

Comments are closed.