Pasos y cambios de la comunicación

Pasos y cambios de la comunicación

Like
93
0
miércoles, 01 abril 2020
Noticias

Yo soy Víctor Manuel Parada Parada, nací en Pamplona, Norte de Santander, y no tengo sino 81 añitos, voy a cumplir ahorita, para que vayan alistando los regalos.

Nosotros vivíamos por ahí a una hora del pueblo, de Pamplona, mientras estuve en la casa, viví con mi mamá, mi papa y mis hermanos, éramos 6, mi papá se llamaba José Antonio Parada, y mi mamá se llamaba María Parada.

En mi juventud, o sea, por ahí en los años cuarenta y dos, cuarenta y tres, había teléfono con cables y el telégrafo. Para hablar por teléfono, los que estaban en el pueblo, pues era muy fácil porque ahí en el pueblo tenían un muchacho en una cabina de teléfonos, un muchacho que llamaban el estafeta. Llegaba una llamada para la familia Flores, pongamos, de una vez mandaban al muchacho, vaya hasta el barrio llamé a la familia Flores que tienen una llamada. Y los del campo para hacer una llamada, pues tenían que venir desde el campo, ir a los teléfonos y entenderlos. Citaban para el otro día, ‘venga mañana a tal hora’. Era igual que ir ahorita una EPS.

Y cuando mis hermanos iban a llamar, se iban el día antes. A ellos si les gustaba ir a llamar porque se quedaban en el pueblo, que era un privilegio, ir a quedarse una noche en el pueblo, y bueno, se hacía la llamada y de paso, se escuchaban las noticias.

En Pamplona, había dos partes donde había radio. Que era en el almacén el encanto, y en una droguería que era de una señorita Núñez, que esa se la quemaron cuando la violencia. Ahí al mediodía se amontonaban, había varios que no iban a almorzar, se quedaban ahí por escuchar las noticias, porque eso no las escuchaba cualquiera.

Y después empezaron a modernizarse un poco más, cuando llegaron los ‘radiesitos’ de pilas. Eran unos radios grandes, de una marca que llama tele Bunge, y la batería era cuadrada, grande, esa batería duraba tres cuatro, meses. El cambio la batería de radio, se demoraba por ahí uno dos, tres meses.

Cuando salieron los ‘radiesitos’ de batería, los pequeñitos de pilas, que se los terciaba uno como un carrielito. Cuando eso estaba la radionovela Arandú. Eso no se la perdía nadie, pedían permiso los que estaban trabajando, salían la sirvienta dejaban la olla del arroz y se les quemaba, todo eso por escuchar la radionovela de Arandú.

tenía yo 20, 22 años, me gustaba mucho la radio Santa Fé de Bogotá, tenía unos programas muy buenos de música. Música del norte, música del sur, me gustaba mucho la música del sur de Argentina. Agustín Magaldi y Gardel, el que murió en Medellín, mejor dicho, ese era el ídolo.

Ahorita los medios de comunicación, lo malo es lo que se llama las redes sociales. Las redes sociales dañan un poco el periodismo, porque hay muchos que informan, lo uno sin ser periodistas, sin tener ni nociones de eso, y se ponen a decir noticias mentirosas, entonces eso daña al periodismo. De resto, pues en tecnología está todo bien, porque eso se necesita tecnología se necesita. Si no fuera por la tecnología, mejor dicho, cómo estuviéramos en un caso de estos.

Producto radial realizado por Jesús Andrés Núñez Parada, Unab Radio.

Comments are closed.