Jóvenes y nuevas tecnologías amenazan al relojero convencional

Jóvenes y nuevas tecnologías amenazan al relojero convencional

Like
328
0
Jueves, 13 Junio 2019
Informes especiales

El relojero con sus manos maltratadas por el tiempo que lleva utilizando herramientas, químicos y materiales, desarma todo tipo de relojes manipulando las diminutas y delicadas tuercas, agujas, tornillos, engranajes, pantallas, péndulos, minuteros o segunderos que componen los estilos de relojes que existen.

El relojero ha sido necesario para el mantenimiento del reloj durante años, sin embargo, en la actualidad este oficio ya no es tan común y con los avances de la tecnología en relojes, cada vez se ven menos talleres y relojeros tradicionales en la sociedad.

David Gutiérrez quien es relojero por tradición familiar hace más de 40 años, expresa qué significa para él ejercer esta profesión.

“Realmente pues las experiencias más bonitas que se tiene como relojero es con esos grandes relojes, como por ejemplo los campaneros, desvararlo, calibrarlos nuevamente, si hay que hacerles alguna pieza, ciertos bugs, ciertas cosas se les corregía, se les mandaban a hacer las piezas y la satisfacción de verlos nuevamente funcionando”

Los relojeros son los responsables de mantener los relojes, que son accesorios importantes para el día a día de cada persona que van desde tenerlos en la muñeca como prenda de vestir hasta en paredes o mesas de las casas y sitios de trabajo.

Manuel Garnica relojero de profesión con más de 50 años de experiencia, manifiesta la importancia para la sociedad de que se siga prestando este servicio.

 “A muchos nos gusta usar reloj, entonces es importante para prestar uno ese servicio así se puede ser nada más un cambio de batería, pero es importante de todas maneras para la sociedad porque casi todo el mundo usa reloj”

Los primeros relojes fueron creados por los egipcios aproximadamente 1000 años a.C. cuando aparece el reloj de sol o el de agua además el estudio del tiempo ha pasado por grandes personajes de la historia como Arquímedes o Nicola Copérnico, sin embargo, el oficio del relojero aparece en el siglo XIII con el pionero de la relojería, Jacques Dondi quien diseñó el primer reloj mecánico para una torre en Padua, Italia.

Con el paso del tiempo los relojes fueron evolucionando gracias a los relojeros, que a la vez que los reparaban, muchos de ellos inventaban mejores dispositivos y mecanismos para todo tipo de espacios y aunque muchos relojes desaparecieron, en la actualidad aún existen partes o ejemplares antiguos de colección en su mayoría.

 Manuel Garnica recuerda uno de los relojes más antiguos que ha reparado en su taller.

“Ese es un Avemaría, es de los relojes más antiguos de Jawuaco que hay, el da la hora el cuarto, la media, los 45 y la hora y tiene para seleccionar el himno nacional y el Avemaría, eso debe tener unos 100 años”

Esta profesión hoy en día no es tan común como lo era hace 50 años y es que generalmente los relojeros venían de familias dedicadas al mismo oficio por generaciones, por esta razón, los jóvenes adquirían la experiencia familiar para seguir con este oficio.

David Gutiérrez, relojero de profesión por 40 años, explica que se dedicó a este oficio por tradición familiar ya que su familia era propietario de la relojería que actualmente dirige.

“Soy relojero de profesión la cual ejerzo por tradición familiar ya que mis padres tenían una relojería, comenzaron en los años 60 y pues lógicamente me involucraba en el raño de la relojería, inicialmente se contrataban los servicios del relojero, pero tan pronto fuimos creciendo la curiosidad de ver a los relojeros hacer su trabajo se fue convirtiendo en algo que nos queríamos involucrar más, entonces nos explicaban los relojeros las técnicas”

Ser relojero es un oficio que necesita que la persona tenga ciertas destrezas para realizarlo como paciencia, buena vista, pulso y memoria ya que se manipulan piezas y mecanismos pequeños. Martín Garnica explica que además de esto, se deben tener conocimientos previos y capacitarse para reparar relojes correctamente, pero que en la actualidad las formas de prepararse se dificultan por falta de cursos y talleres de relojería.

 “Uno tiene que capacitarse, cuando son electrónicos porque hay que aprender a medir circuitos, boinas, continuidad y todo eso tiene uno que adquirir conocimientos y ahí he estado yo cuando el SENA nos proporcionaba esos cursos, ahora es muy difícil ahora creo que ellos acá porque anteriormente nos dictaban por lo menos un curso al año, de actualización de lo último que estaba llegando, pero ahora hace rato no sé, que acabaron con eso”

Manuel Garnica también explica que además de estas habilidades y conocimientos, el relojero en su taller debe tener instrumentos esenciales para su trabajo.

 “Utilizamos pinzas, destornilladores pequeños, la lupa, para limpiarlos utilizamos bencina que es muy difícil de conseguir hoy en día, y es costosa y eso es primordial para arreglarlo”

Además de estos materiales los relojeros utilizan para reparar y hacer piezas: aceite, acero, grasas, oro, plata, alcohol, Cal entre otros, dependiendo del tipo de reloj que se vaya a arreglar.

El proceso para reparar un reloj toma tiempo y dedicación pues se deben desarmar para encontrar el problema y recordar el lugar correcto de cada pieza y el cuidado que se debe tener con cada una debido a su tamaño.

Manuel Garnica relojero de profesión, explica el proceso básico para  reparar un reloj.

 “Se empieza con destaparlo, si es de pila pues primero que todo hay que ir medirle la pila, si la pila está quemada o si está agotada  hay que cambiarla y  desmontar el reloj si hay que hacerle mantenimiento, o sea se le coloca la pila y si el reloj no funciona pues habrá que mirar si con el mantenimiento sale o hay que cambiarle el circuito o hay que cambiarle la boina o hay que cambiare una rueda, eso si hay que desbaratar el reloj y ponerle mucho cuidado, mucha atención de como vienen montados, como uno desmonta”

Ejercer como relojero ya no es tan común como antes, pero los encargados de que estos dispositivos no se pierdan en el tiempo con las nuevas tecnologías, siguen vigentes en la sociedad,  pues aunque los relojes cambien constantemente, necesitan de alguien que les cambie baterías, limpie los engranajes, mecanismos y mantenga óptimo su funcionamiento.

David Gutiérrez, relojero de profesión, también explica el cambio que marcó la aparición de los nuevos relojes con tecnología y funciones avanzadas.

 “La relojería tuvo un cambio cuando llegaron los relojes digitales ya fue desplazando al reloj tradicional, entonces todo el mundo usaba relojes de pila y pasaron a un lado los relojitos de cuerda que ya son un lujo, quieres comprar algo de cuerda fino son bastantes costosos”

El oficio de relojero se debe reinventar constantemente debido a la cantidad de relojes que ellos mismos como inventores y responsables de mantenerlos han creado hasta la actualidad y por esta razón, esta profesión ha perdurado tanto tiempo.

Los relojes se pueden clasificar entre analógicos que son los que indican la hora con dos o tres agujas que marcan los segundos, minutos y hora, y los digitales muestran la hora con los números en una pantalla electrónica.

Otra clasificación de relojes es según su mecanismo en donde se encuentran:

  • Los que miden el tiempo con elementos naturales como el reloj de arena, sol o agua utilizados antiguamente.
  • El reloj mecánico se clasifica entre manual y automático que funcionan gracias a un mecanismo interno llamado calibre que se compone principalmente por un resorte que acumula energía y le da cuerda al reloj. Para su mantenimiento  el reloj mecánico debe enrollar nuevamente el resorte cada cinco años o cada 40 horas aproximadamente. Debido a estas características no es completamente preciso.  

Para entender el funcionamiento de un reloj mecánico, Julio Cortázar expresa de forma poética, como darle cuerda a un reloj.

FRAGMENTO JULIO CORTAZAR

Instrucciones para darle cuerda a un reloj

Allá al fondo está la muerte, pero no tenga miedo.

Sujete el reloj con una mano, tome con dos dedos

la llave de la cuerda, remóntela suavemente.

Ahora se abre otro plazo, los árboles despliegan

sus hojas, las barcas corren regatas, el tiempo

como un abanico se va llenando de sí mismo y de

él brota. el aire, las brisas de la tierra, la sombra

de una mujer, el perfume del pan. ¿Qué más

quiere, qué más quiere? Átelo pronto a su

muñeca, déjelo latir en libertad, imítelo anhelante.

El miedo herrumbra las áncoras, cada cosa que

pudo alcanzarse y fue olvidada va corroyendo las

venas del reloj.

  • Por otra parte, el reloj de cuarzo es aquel que funciona gracias a un cristal de cuarzo que recibe cerca de 33 vibraciones por segundo que se producen por la energía eléctrica de una pila. Estas vibraciones se convierten en impulsos gracias a un chip que, al llegar al motor, produce el movimiento de las manecillas del reloj.

Otra forma de clasificar relojes es según su estilo, entre los más reconocidos se encuentran:

– El reloj portátil de resorte creado en 1410

– El reloj de péndulo fue creado en 1657.

– El reloj cucú aparece en 1730.

– El reloj de Bolsillo fue creado en 1842.

– Los primeros relojes de pulsera con cuerda automática aparecieron en 1924.

– El reloj que habla fue inventado en 1933.

– El reloj de cuarzo aparece en sus primeras manifestaciones en 1920.

-Reloj de pulsera se inventó en 1904.

-El primer reloj sumergible, denominado el “Submariner”, fue desarrollado en 1953

-El reloj Swatch es un reloj llegó al mercado en 1982

– O el primer reloj inteligente inventado en para la NASA en 1994.

En la actualidad el mercado de relojes se divide en comprar relojes desechables, en la compra de relojes de cuarzo que superan a los mecánicos por la facilidad de su mantenimiento y en la compra relojes como sinónimo de lujo ya que según un estudio de Deloit acerca de la venta de artículos de lujo alrededor del mundo en 2018, la casa líder en relojes  Rolex, se encuentra en puesto doce en cuanto a estas ventas.

Ejercer la profesión de relojero en la actualidad, gracias a las innovaciones tecnológicas de los relojes, ha incrementado el valor para mantenerlos y aunque los materiales y herramientas también se incrementan, el costo para repararlos también aumenta.

Manuel Garnica expresa que los precios para arreglar un reloj suben tanto para el cliente como el relojero, además de que influye el tipo y la marca del reloj.

 “los repuestos si están permanentemente subiendo, sobre todo la repuesteria suiza, son muy costosos los repuestos, por eso una reparación de un reloj Mido por ejemplo, puede valer 400 o 500 mil pesos fácilmente o sea los que nosotros conocemos aquí en Colombia pues está el Longines, el Mido, el Omega, el Cartier, el Rolex, que son las marcas que nos llegan acá, porque hay otras marcas acá que no nos llegan”

El oficio de relojero, aunque es necesario al seguir siendo el reloj un accesorio indispensable para medir el tiempo no es de tanto interés en las nuevas generaciones como en las pasadas, pues dejó de ser oficio de tradición familiar.

El relojero Manuel Garnica expresa que esta profesión tiende a desaparecer por la falta de jóvenes interesados en ella y la falta de continuidad del oficio en las familias dedicadas a la relojería.

“Pues no, no les llama la atención a los jóvenes aprender a reparar reloj y como muchas profesiones, ya uno no encuentra jóvenes, ya uno encuentra personas de edad que nos preocupamos porque es un oficio que le ha dado a uno de comer toda la vida, pero yo pienso que de pronto si tienden a desparecer los relojeros, ninguno, todos los hijos salieron profesionales en otras áreas menos la relojería, en mi familia ya yo prácticamente muero y ahí se acabará la dinastía de nosotros de yo creo unas tres o cuatro generaciones”

Otro factor que influye en que los relojeros sigan vigentes es que, con la constante evolución de los relojes, los que se dedican a su mantenimiento deben evolucionar con ellos y así garantizar su permanencia.

Luis Carlos Sarmiento, relojero profesional durante 50 años, manifiesta que con todos los tipos de relojes y sus evoluciones, los relojeros deben actualizarse para que el oficio no desaparezca.

 “La cuestión es que ha cambiado el sistema de mecánico a electrónico, entonces si uno no está actualizado pues va perdiendo vigencia el relojero, como ha cambiado tanto, empezaron con los relojes prácticamente mecánicos de cuerda ya han avanzado a electromecánicos, digitales, ese si ya es otro sistema, se acopla la electrónica con la mecánica o sea ese es el avance de la tecnología y eso siempre estará en el mercado porque se tiene que monitorear el tiempo”

 Según el Índice de Competitividad (IDC) la aparición de los relojes inteligentes de empresas líderes en tecnología han incrementado significativamente el mercado de relojes como dispositivos similares a los celulares.

Por Dana Lizcano.

@dana_lizcano

Comments are closed.