Los procesos para potabilizar el agua que consumen los Bumangueses

Los procesos para potabilizar el agua que consumen los Bumangueses

Like
94
0
Viernes, 29 Marzo 2019
Noticias

El primer paso para la potabilización del agua comienza en las compuertas del acueducto donde desvían el caudal del río, por unos tubos llamados desarenadores, los a su vez filtran el agua de arena y materiales sólidos de gran longitud.

Los tubos van hasta la parte central de la planta, donde comienza el tratamiento químico-físico para hacer potable el agua.

El primer paso es agregar sulfato de aluminio, esto para ayudar a limpiar el agua en un proceso de coagulación. El sulfato de aluminio neutraliza las cargas positivas del coloide (sustancia contaminante en pequeñas partículas) y hace que se separen del agua.

Después, el agua es mezclada rápida y lentamente en un floculador (batidora) que agrupa el coloide y forma un flo (nata, de barro y de pigmentación de las hojas), este proceso se repite por varias horas y por 4 piscinas.

Siguiente, el agua se envía por unas canaletas donde el flo se filtra en unos sedimentadores de antracita (que en sus porosidades atrapa el flo). En este proceso se clarifica el agua, disminuyendo la turbidez esto para darle ese color cristalino, aunque, en esta parte aún no es apta para el consumo humano. (Tiene virus y bacterias).

El siguiente paso es la llegada del agua al tanque distribuidor, donde para su desinfección se le agrega dos partes por millón de cloro (miligramos por litro). Ejemplo, a un litro de agua se le agrega dos gotas de cloro.

Para el tratamiento del agua hay una normatividad llamada RAS 2000, que indica el nivel de calidad que debe cumplir el agua para ser considera una fuente potable.

César Iván Alfaro tecnólogo químico de tratamiento de la AMB explica los parámetros.

Ya en el almacenamiento el tanque distribuidor tiene una altura de 4 metros de profundidad y unos 20 metros cuadrados de ancho. En promedio unos 5 millones de litros de agua en su máximo. Es dos veces la cantidad de agua de una piscina olímpica. Este tanque habitualmente se mantiene lleno, ya que la planta trabaja las 24 horas y los 7 días de la semana.

Ya con el proceso físico-químico terminado, se pasa a la cámara de bombeo donde un grupo de 4 bombas distribuyen el agua hasta el tanque principal en el estadio. Estas bombas trabajan 24, según el consumo de los ciudadanos y la demanda de agua, aunque en ocasiones tienen que ser detenidas por eventualidades o por limpiezas periódicas.


Esto no lo explica Jose Leal Plata, operador técnico de bombeo de la AMB.

La cantidad de agua que se envía desde la planta de Bosconia varía. Un operador principal maneja el control de la cantidad de agua que se envía a Bucaramanga, Floridablanca y Girón. En el reporte del mes de marzo el Área Metropolitana consumió un promedio de 53.054 litros de agua por día.

Por Yeider Espinoza.

@gelvezyeider

Comments are closed.