Sequía afecta la economía en el sector agro

Sequía afecta la economía en el sector agro

Like
84
0
Domingo, 03 Marzo 2019
Noticias

El fenómeno del niño y la sequía, causa pérdidas para el agricultor y alzas en los precios de los alimentos para el consumidor. La escasez y falta de producción también afecta a los negocios de la Central de Abastos de Bucaramanga. 

Desde mediados de Diciembre, Santander se enfrenta a una sequía que viene afectando a diferentes municipios. Once municipios están en riesgo por la sequía, entre los que se encuentran San Vicente, Aratoca, El Playón, Los Santos, Barichara y Lebrija.

Tomás de Aquino Beleño, agricultor de Santander dice que por la sequía, no se asegura la mercantilización del producto agrícola y que a esto se le suman los altos costos de los químicos para los cultivos, haciendo la vida para el campesino más difícil: 

“Anteriormente compraba uno un bulto de químico para el cultivo, le valía a uno 60 mil pesos. Ahorita mismo están de 80 para arriba, y con esta sequía que tenemos, lo uno nadie le garantiza la comercialización y, viene uno a la plaza y le da es tristeza regalar el articulo entonces qué hace uno, mejor como el cuento, seguir luchando para sobrevivir porque no es más lo que uno hace”.

En contraste, la situación en el comercio de la central de abastos es diferente. Aquel que vaya a comprar vive el alza de los precios a causa de la sequía. 

Juan Carlos Acevedo, un comerciante de verduras en Centro Abastos explica que esta situación incrementa los precios de los cultivos. Pues la sequía hace más lento su proceso, y hasta los quema; como consecuencia se da el atraso y la escasez, y por tanto el alza:  

“Al no llover, siempre, por más que sea los cultivos se atrasan muchísimo y se acaban, por ejemplo a la papá amarilla le falta siempre agua y al no tener agua pues se queman los cultivos, y al quemarse pues se incrementa siempre el precio. La papá actualmente estaba a 50, 60 mil el bulto; ahorita está en 180, 170 mil el bulto, está ahoritica”.

También cree que el incremento es consecuencia de aquel contraste con la situación de los campesinos, pues mientras suben los químicos, los alimentos bajan.

“Los venenos están bien caros, el campesino, y la comida a veces se pone tan barata que a veces no son capaz de sacar para un cultivo, entonces se incrementa todo”.

Esta situación afecta no solo a los consumidores y compradores, también los comerciantes hablan sobre  como el aumento de precios hacen que sus clientes busquen otras opciones. 

Edwin Yair Ramos Torres, operario de cargas de Centro Abastos en Bucaramanga, comenta sobre esta situación, donde los altos precios presionan a las personas a remplazar esos alimentos por unos más baratos: 

“La gente deja de consumir el producto como tal, implementan otros métodos, por ejemplo nosotros trabajamos con la papa y la remplazan la papa con otro producto más económico”.

El fenómeno del niño caracterizado por las fuertes sequías, no se presentaba en el país desde el periodo 2015 – 2016. Se prevé que la sequía que comenzó a mediados de diciembre con los cauces de los ríos bajando, vaya hasta marzo de este año. 

Por Paula Oliveros.

Comments are closed.