Ciudad en Palabras: Iglesia San Laureano

Realizado por: Sara Morales, estudiante de Comunicación Social.

¡Hola, oyentes de Unab Radio!, ¿han pensado en visitar algún lugar emblemático de Bucaramanga? De ser el caso, aquí les va una recomendación. Mi nombre es Sara Morales y hoy les quiero dar un recorrido por la Iglesia San Laureano. 

En la comuna 5 de la ciudad, frente al Parque García Rovira, se sitúa este templo histórico. Para ser más exacta en la carrera 12 (n#36-08. Si eso de las calles y avenidas no es lo suyo, cuando vean una catedral de tonos amarillos, entre la Alcaldía de Bucaramanga y la Gobernación de Santander, ya dieron en el clavo.

¿Que cómo es la Iglesia San Laureano? A este espacio lo caracteriza el amarillo que ocupa toda su estructura. Un color que se complementa con el blanco de las columnas junto a detalles dorados y jambas de roble oscuro. Dos torres, como icebergs cuya cima se asoma entre las nubes, flanquean la entrada principal. Bajo la espadaña izquierda un reloj romano encontrarán y en la derecha una placa con el nombre “San Laureano” verán. Aunque el desgaste material es visible, su belleza no es opacada, más bien da un toque añejo. Bueno, es que con al menos 100 años, es normal que pintura y madera estén trasnochadas. 

Si sienten que la fachada no es suficiente, cuando atraviesen ese arco ojival se enfrentarán a un mundo de elementos que, entre más detallen, más cuestionarán: “¿Por qué esto?” Esculturas, centros de mesa y candelabros lo hacen a uno fisgonear. A diferencia de la baja gama cromática de la que antes hablaba, el interior crea contrastes. Sin perder su estética, claro. Manteles púrpuras y vitrales de tintes festivos resaltan sobre lo demás. Hay que decir que, si no les gusta la congestión, venir entre Jueves y Viernes Santo no es buena idea, pues llegan hasta 3000 personas de las 4500 que soporta el lugar.

Según Viviana Hurán, teleoperadora de Atento que asiste los festivos, son agradables los sonidos que ambientan el espacio: “A mí me gusta mucho la música que ponen. Cuando suenan las campanas también. Como que le da vida al parque y a las personas que pasan por acá”. 

Además, Ana Abril, directora de Seres de Luz que diariamente va a la eucaristía, cuenta que es ya un ícono del país: “La iglesia es muy bonita, es como si fuera un monumento nacional porque tiene muchos años de existencia”.

No obstante, su opinión contrasta con la de don Evelio Aguirre, quien trabaja en un puesto de raspados frente a la iglesia, pues le parece que carece de orden: “Hace mucho tiempo no la pintan, no le hacen mantenimiento y está muy desorganizada”. 

Son las celebraciones en Semana Santa las que caracterizan a San Laureano; se reúnen con nazarenos en el parque García Rovira para realizar la eucaristía. Por otro lado, durante mayo se lleva a cabo la fiesta de Pentecostés que trae cerca de 2500 personas.

Por cierto, ¿sabían que esta iglesia como referente tiene los mismos 400 años de la ciudad, pero ha tenido tres edificaciones distintas?