Ciudad Memoria – Parque Romero

Por: Karol Ginneth López Cubaque, estudiante de Comunicación Social

El parque Romero ubicado en Bucaramanga, Santander es historia, memoria, patrimonio, reinvención comercial y económica. 

En 1897 inició la construcción del Parque Romero en honor del sacerdote Francisco Romero (promotor del cultivo del café). En 1910 fue inaugurado junto con el obelisco “A los Sembradores del Bien”, ahí mismo exhibieron el primer automóvil que llegó a Bucaramanga. Años más tarde, en 1960, este parque se dividió en dos secciones con el fin de dar movilidad a la carrera 11. En 1962 llegó la primera comerciante de flores, tomando como punto estratégico esta zona, por su conexión con el cementerio central. Tiempo después se convirtió en el sector económico y comercial de flores más importante de la ciudad. 

Se encuentra ubicado entre la calle 44 y 45 con carrera 11 y 12, rodeado por el viejo cementerio central, el Hospital San Juan De Dios y la Secretaría Departamental De Salud. Se divide en dos partes: la primera conocida como “Cielo Abierto” o “Malecón de las Flores”; la segunda, donde se ubica el obelisco “A los Sembradores del Bien”, donde actualmente cuenta con una cancha de fútbol y un gimnasio al aire libre. 

Se observa todo tipo de rosas y una glorieta que encierra locales comerciales. El olor a flores frescas y a humedad es lo que se respira allí. Rosarios, velas y la virgen identifican la mayoría de estos locales. En los pasillos hay todo tipo de almacenes, unos más iluminados y creativos, además de los arreglos florales que cambian según las preferencias del cliente, unos con chocolates y otros con frutas. Se camina entre enredijos de pétalos y pedúnculos que se convierten en la alfombra roja de este lugar.

Los bumangueses acuden a este sector para ofrecer sus productos y servicios, otros realizan compras florales para embellecer su casa o espacios de trabajo, buscan un detalle para memorar las fechas importantes de las personas especiales, también se acercan comerciantes y proveedores para sus empresas de casas de eventos. En la otra división del Parque Romero se pueden utilizar las instalaciones como la cancha de básquet o microfútbol y el gimnasio al aire libre que se encuentra allí, en esta zona se puede visitar el obelisco. 

El presidente del Parque Romero, Pedro Jesús Anaya Sepúlveda, sostiene que la diferencia de este parque a otros de la cuidad es la construcción y labor social, lo que es una tarea diaria que en esta zona de Bucaramanga han asumido con responsabilidad, teniendo presente las segundas oportunidades en jóvenes con problemas de drogadicción y delincuencia.

Acá no solamente tenemos el tema de economía, también le brindamos espacio a jóvenes que han llegado con el tema de drogadicción y delincuencia. Hay testimonios de estos jóvenes, que ya han sobresalido y muchos tienen sus propias empresas. Aquí hay abogados, comerciantes de casas de eventos, hay una muchacha cantante que ella tiene ya un mariachi. Este es el único parque donde llega el drogadicto o el muchacho en situación vulnerable y acá encuentra como rehabilitarse, porque la rehabilitación es de hechos. Karol Ginneth López Cubaque