Desplazada por partida doble

De manera corta pero precisa, Mariela cuenta cómo fue tener que abandonar dos veces su ciudad natal por las amenazas de la guerrilla.

Silvia Juliana Gómez Pinilla
sgomez332@unab.edu.co

Una de las muchas alternativas que existen para apoyar a las víctimas del conflicto armado es escucharlas para promover el reconocimiento de sus historias con el fin de aportar al proceso de perdón y reconciliación interno que debe hacer cada una de ellas.

Debido a la riqueza geográfica que posee nuestro país, existen algunos territorios apartados de las ciudades centrales, en los que la presencia del Estado es escasa, así que los grupos armados al margen de la ley se adueñan violentamente de ellos. Comienzan a amenazar a sus habitantes para imponer respeto y autoridad, y en algunos casos atentan contra su vida para dar “un escarmiento” a quienes aún no los consideran como la mayor autoridad.

191 personas fueron desplazadas de Norte de Santander en el primer trimestre de 2021. / FOTO SILVIA GÓMEZ

Estos “escarmientos” han cobrado la vida de muchas personas a lo largo de 60 años de conflicto, sin embargo, también han marcado para siempre a los familiares o personas cercanas a aquellas víctimas fatales. El proceso de superación, no olvido, de estos hechos traumáticos y la posterior aceptación de perdón es un camino muy difícil que han tenido que atravesar cientos de personas, solas, sin acompañamiento de ningún tipo.

Es importante el reconocimiento de estos hechos por parte de la sociedad que no ha sido víctima directa de la violencia, pues lo que más se necesita en estos momentos de dolor e incertidumbre, es apoyo. Cuando se reconocen los hechos, también se abren las posibilidades a que el Estado brinde respuestas de una manera más oportuna ya que no se las está exigiendo una minoría, sino gran parte de la población.

Mariela vive hace 4 años en Bucaramanga y se encuentra feliz porque sus dos hijos han podido gozar de estudio. Uno de ellos ya se graduó y otro está próximo a graduarse este mes de bachiller.

Conozca el panorama actual del conflicto armado en Colombia.

Escuche este podcast sobre el conflicto armado en Santander.

“Ojalá no le pase a nadie porque es muy difícil tener sus cosas y tener que irse y dejar todo botado, pero bueno, desde que uno tenga salud y mi Dios le dé la vida, seguir adelante, en mi caso por mis hijos, porque no queda nada más”, comenta Mariela entre lágrimas.