El anime como formador de una identidad

Desde pequeños el anime está presente en nuestras vidas como consumidores, incluso sin reconocer que eso que vemos es anime. Algunas personas deciden hacer parte de su identidad aquellas historias que les permiten vivir mundos alejados de la realidad y conocer personajes con esa identidad.

Por Sofía Hernández Pasachoa
shernandez381@unab.edu.co

Deportistas, piratas, ninjas, cazadores y uno que otro extraterrestre humanizado son algunos de los personajes que se ven en estas producciones. Con características increíbles como saber pelear con una espada en la boca o lanzar un superataque usando solo las manos, pero con valores como la solidaridad o ese sentimiento de lucha por sus ideales, hacen que la identificación con ellos como espectador sea sencilla.

El consumo de estas producciones desde muy jóvenes influye de manera significativa en el desarrollo de una personalidad y una identidad; incluso si no es así, genera una marca en la persona que alguna vez lo vio y lo relaciona con algún recuerdo valioso.

Jorge Hernández, un adulto de 53 años, viendo Mazinger Z, uno de los animes que vio de niño. Le trae nostalgia y felicidad recordar aquellos momentos. / FOTOS SOFÍA HERNÁNDEZ

Si quiere saber cómo llego este arte a nuestro país, lea aquí Desde Japón hasta Colombia.

Uno de los puestos en un evento de anime y cómics realizado en Neomundo, Bucaramanga llamado Comicland. / FOTO SOFÍA HERNÁNDEZ

¿Qué es el cosplay?

El costume play o cosplay, como se le conoce popularmente, es una dinámica entre fanáticos de alguna serie o película en la que representan un personaje ya sea que les guste o con el que se sientan identificados. Lo característico de esta actividad es que los disfraces, accesorios e interpretación son casi idénticos al personaje que representan.

Gracias a estas actividades y eventos con el anime como foco es que se reúnen una variedad de personas con gustos en común para sentir que de alguna manera pertenecen a algo mayor que ellos, amistades que pueden durar mucho tiempo e incluso una posible fuente de ingresos en el caso de utilizar el cosplay como trabajo. Sin embargo, como ocurre con todo, hay un lado malo, porque lo que es diferente siempre llamará la atención y puede no ser una atención favorable. Haz clic aquí para conocer más sobre esto.