El anime: la otra cara de la moneda

“Genuinamente me asustó pensar que podían golpearme solo porque me gustaba el anime”. Un gusto inocente puede terminar convirtiéndose en el inicio de una pesadilla para un joven estudiante.

Por Sofía Hernández Pasachoa
shernandez381@unab.edu.co

El bullying o acoso es un comportamiento violento o agresivo hacia un compañero por diversas razones. Puede darse de manera física, verbal o psicológica y se busca con este comportamiento someter o infringir miedo a la víctima para dejar establecida una relación de poder sobre ella.

El bullying puede hacer sentir a una persona insignificante y desplazada por completo. / FOTO SOFÍA HERNÁNDEZ

Una de las razones para que este acoso suceda es la diferencia de gustos, pues si no se sigue lo que se reconoce como común, es posible que haya una sensación de superioridad sobre el que es diferente. En el caso del anime puede evidenciarse que esta superioridad se debe al significado despectivo que se la ha dado al término “otaku”, con el cual se han clasificado las personas que disfrutan consumir este arte.

Este es uno de los casos en los que el gusto por el anime terminó siendo un problema más que un beneficio. Sin embargo, actualmente con la globalización el anime ha sido poco a poco aceptado como un gusto del común y no se trata de manera tan despectiva a la gente que lo consume en su tiempo libre. Además, las redes sociales han permitido que estas personas puedan formar sus propias comunidades en las que se sienten aceptados, facilitando la aprobación hacía este estilo aún más.

LEA MÁS: Desde Japón hasta Colombia: el anime como estilo de vida y El anime como formador de una identidad.