El deterioro y el desinterés golpean al coliseo Edmundo Luna

Por: Michael García, estudiante de Periodismo.

El Coliseo Edmundo Luna actualmente mantiene sus puertas cerradas debido a la contingencia de la Covid-19. Desde entonces, el mal manejo del coliseo, el deterioro de las instalaciones y la falta de implementaciones para sus actividades, no ha sido un impedimento para dejar a un lado los entrenamientos por parte de los deportistas de la
Liga Santandereana de Boxeo. Mientras tanto, se vieron obligados a desplazar sus actividades físicas a un parque cercano del coliseo.

Durante la pandemia los docentes de la Liga trataron de mantener los entrenamientos de forma remota, por lo cual, muchos deportistas se veían afectados por sus recursos económicos. Robinson Mosquera, entrenador de la Liga Santandereana de Boxeo expresa que esa metodología no era eficiente para sus deportistas. “El proceso que se ha
adelantado durante la pandemia es el trabajo virtual el cual no ha sido tan eficiente, a veces los muchachos de iniciación, pues, no les ha llamado mucho la atención además también porque este es un deporte donde generalmente se trabaja con personas de escasos recursos económicos”.

La falta de apoyo, implementación y equipos adecuados para la práctica de este deporte son el principal problema para los deportistas que a diario entrenan en el coliseo. Camilo Arias, boxeador de la Liga Santandereana de Boxeo, expresa que no tienen las dotaciones e implementaciones necesarias para los entrenamientos. “No tenemos
implementaciones, no hay guantes, no hay guantínes, no hay cuerdas para saltar, no hay manoplas, a cada deportista le toca llevar sus implementos y hay muchos muchachos que no tienen cómo comprarse unos guantes. Tenemos pocos sacos… entonces eso es lo que necesitamos, más apoyo”.

Actualmente los boxeadores están entrenando en el parque de las Cigarras, ubicado por la Ciudadela Real de Minas, justo al lado del coliseo Edmundo Luna, mientras esperan la reapertura del lugar por parte del Inderbu para retomar sus actividades en el coliseo, debido a que en el parque no pueden hacer uso de algunos equipos que tenían antes
como el ring, los sacos y algunos guantínes.

Aparte de esto, los dirigentes del coliseo no han podido arreglar cosas mínimas como el cuadrilátero que es el escenario esencial para que los deportistas se puedan preparar para sus combates o torneos. “El ring está dañado, las cuerdas están sueltas y el ring está que se cae”. Así lo afirma el deportista Camilo Arias.

Los entrenadores y deportistas están a la espera de la reapertura del Coliseo Edmundo Luna para poder retomar con sus entrenamientos de forma adecuada. Por ahora manifiestan que seguirán con sus actividades físicas en el parque hasta que Inderbu autorice el retorno al coliseo.