En Bucaramanga se desarrollan mariposarios para ayudar al ecosistema Santandereano

Por: Laura Quintero, estudiante de Periodismo

En las zonas verdes de colegios y de urbanización de Bucaramanga, Santander, se está realizando un proyecto de adecuación y montaje de los primeros jardines de mariposas en la ciudad bajo la supervisión del grupo de investigación en Medio Ambiente y Territorio (Grimat) y el semillero de investigación de alternativas sostenibles (Gamas) de las Unidades Tecnológicas de Santander (UTS), esto para restaurar el ecosistema y fortalecer los
procesos de educación ambiental en el área metropolitana.

La iniciativa se basa en incorporar en las zonas verdes de la ciudad jardines con plantas que atraen a polinizadores, los cuales son animales que se alimentan del néctar de las flores y transportan polen del estambre al estigma, órganos florales masculino y femenino, permitiendo que las plantas se reproduzcan.

En este caso se están usando a las mariposas para mantener los ecosistemas de la ciudad produciendo semillas y frutos variados, ya que este insecto es el segundo polinizador más importante en el país. Según el libro Mariposas de Colombia, la lista de chequeo donde está la recopilación más grande de estos insectos, Colombia es la nación con mayor cantidad de especies de mariposas del mundo, 3265 especies diferentes y 289 endémicas, comparando con las 500 que hay en todo el continente europeo o las 4000 del continente africano. Sin embargo, cerca de la zona metropolitana solo hay un mariposario pedagógico a cielo abierto, el cual está ubicado en la Mesa de los Santos en el parque turístico “Mi Colombia Querida”: el Mariposario Mauricio Babilonia.

La encargada del proyecto en el grupo Grimat, Beatriz Helena Mojica, docente de las UTS, bióloga, especialista en ingeniería ambiental y magister en biodiversidad, explica que la idea es sembrar plantas para la creación de estos jardines reciclables y restaurar el ecosistema e infraestructura verde de la ciudad que fue mal planificado desde el comienzo. “Somos la ciudad de los parques, pero de qué nos sirve si son parques de ladrillo, es por esto que, si tuviéramos una mejor planeación de nuestras zonas verdes con plantas que de verdad fueran funcionales, ayudaría. Esperamos a corto plazo incorporar en zonas de la ciudad plantas que atraen polinizadores, lo quisimos iniciar con los colegios porque desgraciadamente en la zona urbana quien tiene injerencia es la Alcaldía y pues esta paga un mantenimiento sembrando pasto Japonés y podar y nada más. Con el hecho de montar un sistema productivo como estos no solo vamos a dar oportunidades a las personas, sino que también estamos recuperando los servicios de los ecosistemas”.

El proyecto lleva activo desde el año 2019 y empezó en la Escuela Normal Superior de Bucaramanga para fortalecer los procesos de educación ambiental en los estudiantes. Actualmente, ya se tiene un mariposario abierto en los jardines de la institución con dos especies, la mariposa Monarca y la Dione Juno. Además, con el semillero de investigación,
se está construyendo univero para surtir de forma independiente estos jardines, produciendo el compostaje, el abono y los tipos de plantas que atraen a estos insectos polinizadores como el carrasquillo, algodoncillo, verbena, fitonia, maracuyá y lavanda.

Para el mantenimiento del vivero y el jardín, los participantes del grupo de investigación cuentan con el apoyo de la docente de Ciencias Naturales, Esperanza Pico y de estudiantes de los grados octavo, noveno, décimo y once. No obstante, quienes se encargan de cuidar, sembrar, restaurar y preservar las instalaciones son los estudiantes del semillero de investigación de las Unidades Tecnológicas, Jefferson Barrios y Yesid Osorio.

Jefferson Barrios, estudiante de quinto semestre de la tecnología de manejo de recursos ambientales dice que el incentivo se dirige a los niños y a los ciudadanos para que investigar sobre estas problemáticas y realicen sus propios jardines. “Queremos nosotros como proyecto de las unidades, incentivar la investigación en los chicos de la normal, crear desde esos grados un espíritu de investigación y abarquen y exploren lo que hemos hecho, esto nos va a servir para que las personas se den cuenta de lo importante de tener esto polinizadores y estos jardines, que se pueden tener en cualquier parte, sembrando una verbena, un algodoncillo y eso nos va a ayudar”.

Con el acompañamiento de la Alcaldía de Bucaramanga, el grupo Grimat está caracterizando las zonas en la periferia de la ciudad, para observar qué especies hay y cuáles se pueden traer a la urbanidad y empezar con la construcción de jardines en los parques. En el año 2020, el grupo de investigación realizó una prueba y se sembraron plantas para atraer mariposas alrededor de toda la cicloruta de la carrera 21.