Finanzas al Aire 65 – Economía circular

Por: Juan José Jaraba, Astrid Lizcano y Sydney Gómez, estudiantes de Ingeniería Financiera

La economía circular es un modelo de producción y consumo que implica compartir, alquilar, reutilizar, reparar, renovar y reciclar materiales y productos existentes todas las veces que sea posible para crear un valor añadido. De esta forma, el ciclo de vida de los productos se extiende.

Para ser un poco más concretos, en la práctica, implica reducir los residuos al mínimo. Cuando un producto llega al final de su vida, sus materiales se mantienen dentro de la economía siempre que sea posible y estos pueden ser productivamente utilizados una y otra vez.

La economía circular descansa en varios principios, dentro de los que se encuentran:
– La economía de la “funcionalidad”, es decir, privilegiar el uso frente a la posesión, la venta de un servicio frente a un bien.

– Tampoco debemos olvidar el segundo uso: reintroducir en el circuito económico aquellos productos que ya no se corresponden a las necesidades iniciales de los consumidores.

– La reutilización: reutilizar ciertos residuos o ciertas partes de los mismos, que todavía pueden funcionar para la elaboración de nuevos productos.

– La reparación: encontrar una segunda vida a los productos estropeados.

– El reciclaje: aprovechar los materiales que se encuentran en los residuos.

– La valorización: aprovechar energéticamente los residuos que no se pueden reciclar.