Habitantes de Bucaramanga del barrio Álvarez, se quejan del aumento de casos de hurtos

Por: Laura Niño, estudiante de Periodismo

En la carrera 34 con calle 32 hasta la carrera 36 en Bucaramanga, desde agosto el CAI las Américas registra hurtos con arma blanca e intimidación, las víctimas que denuncian este hecho suelen ser las personas que salen de sus empleos y se dirigen a casa.

El presidente de la acción comunal las Américas, José Ramiro Sandoval Toloza de 68 años, menciona las principales afectaciones que ha presentado la comunidad frente a los casos de robo. “Nos hemos visto afectados y sabemos perfectamente que son extranjeros los que nos están robando. En este momento están atacando por todos lados. Nos están robando las redes eléctricas, la red de las cornetas, las tapas de la del agua delgada, los contadores de gas y las tapas de la alcantarilla. Bueno, ellos lo que pueden se lo llevan”.

En el CAI Las Américas, ubicado en la carrera 38 con calle 32-16, desde que se levantó el toque de queda en la ciudad en el mes de agosto, la comunidad del barrio Álvarez ha denunciado entre 2 o 3 hurtos al día, y a la semana se llegan a registrar 25 casos.

Para la vendedora de comida rápida, Daniela Murillo de 22 años, es importante realizar la denuncia a las autoridades cuando se presentan casos de robos. “Para que ellos no vuelvan a recaer que la gente haga su respectiva denuncia y que la ley sea más dura con ellos para que no se vuelvan a repetir los mismos casos, porque siempre que hacen una denuncia. Los recogen y vuelven lo sueltan y no pasa nada y entonces ellos siguen en las mismas”.

El CAI Las Américas se encarga de atender los llamados de la comunidad, tomando medidas de requisa, incautación de armas blancas y orden de retiro del sector a perfiles sospechosos. La comunidad se muestra cansada ante el aumento de robos, por ello, desde su propia cuenta ha integrado en lugares claves el sistema de cornetas para informar y
prevenir a los vecinos.

En el caso de Sarith Guevara, estudiante de Administración de Empresa en la UDI, víctima de hurto, comparte su inconformidad frente a tener que experimentar este hecho en su residencia. “Hasta saliendo de la misma casa. Lo pueden robar a uno y pues eso también es muy feo sentirse inseguro todo el tiempo. Sería chévere como que implementaran más formas de seguridad no sé si las autoridades hicieran alguna cosa en rondarán más porque, realmente uno que vive acá, todavía que uno sale a una rutina un hábito y pues termina afectado siendo el mismo barrio donde uno vive”.

Según Jairo Libreros, experto en seguridad y analista, en estos nueve meses del año se han registrado 3.992 hurtos a personas, mientras que en el 2020 se reportaron 3.101. Solo en el mes de agosto pasado se registraron 373 casos.