Habitantes de La Ceiba señalados por mal manejo de las basuras

Por: Geily Coronel, estudiante de Periodismo

La comunidad del barrio La Ceiba denuncia la falta de cultura ciudadana de algunos residentes de la zona por el inadecuado manejo de sus basuras.

En este sector residencial, los vecinos manifiestan que algunos habitantes no respetan los horarios y días establecidos para sacar los residuos sólidos: lunes, miércoles y viernes entre las 6:00 y 7:00 de la mañana; lo cual está causando
contaminación y presencia de carroñeros.

La Ceiba es un pequeño barrio de unas 252 unidades residenciales, ubicado al costado oriental de la carrera 27, en la salida hacia Girón, habitado principalmente por pensionados y adultos mayores. Samuel López Jerez, vicepresidente de la Junta de Acción Comunal La Ceiba, advierte que los mismos inquilinos provocan el desorden social y no cooperan con el correcto manejo de los desechos. “Eso forma parte de la comunidad y de la participación y el amor propio, el sentido de pertenencia del barrio. A pesar de que se les dice a la gente los horarios y los días en que deben sacar la basura, a veces se hacen los de la oreja gocha y tenemos esos desórdenes, precisamente porque la gente no contribuye a un mejor bienestar y un buen convivir”.

Las acciones de disponer las basuras a deshoras y en espacios públicos perjudica la imagen del lugar; atrae animales no deseados, como chulos y provoca que los recicladores escarben entre las basuras y así aumente la desorganización.
Lina Niño Aguilera, residente hace siete años del barrio, resalta que si las personas separan de manera correcta los residuos, los recicladores evitarían hacer desórdenes. “Las personas que reciclan pues escarban la basura y hacen reguero, pero entonces también no viene siendo solamente un problema de ellos, porque pues es como su parte de trabajo, sino también el hecho de que nosotros no nos tomamos el tiempo como para hacer ese proceso desde la casa, de hacer un buen desecho o reciclaje o de embolsar las basuras como corresponden”.

La mala disposición de los desechos afecta tanto el bienestar de las personas como la flora que se encuentra en el barrio. La ingeniera ambiental Jenny Viviana Mateus explica que el viento y la lluvia, esparcen las basuras contaminando las áreas verdes y generando inundaciones. “Factores como el viento y la misma agua lluvia pueden trasladar los residuos sólidos a algunas zonas verdes. Interrumpiendo el crecimiento de la flora y microflora de parques y jardines aledaños, donde puede estar los residuos tirados. También el arrastre de estos residuos puede generar que se tapen las alcantarillas. Y esto producir inundaciones en algunos sectores aledaños”.

Para quien arroje basuras o escombros a la calle, en sitios no permitidos o fuera de los horarios establecidos, tendrá que pagar una sanción pedagógica o una multa, que según en el Código de Policía equivale a cuatro salarios mínimos diarios legales vigentes, es decir, 121.136 pesos.