Historia Jaime García

Historia Jaime García

Like
404
0
viernes, 26 abril 2019
Noticias

Jaime García reconocido y admirado en el mundo por ser el único ser humano capaz de calcular operaciones matemáticas complejas más rápido que una calculadora, un cerebro que como los mismo científicos que lo han estudiado afirman, no tiene comparación, el mismo que recorrió diversos países demostrando su talento y dejando sin palabras a todos aquellos que no creían en tales hazañas; actualmente pasas sus días viviendo una vida tranquila junto a su familia, realizando algunos viajes y conferencias pero principalmente concentrado en incursionar con sus métodos de aprendizaje en el mundo académico, queriendo que los niños de su ciudad y en un futuro de su país natal Colombia, desarrollen capacidades y dejen de aborrecer la matemática.

Para conocer la historia de como es conocido Jaime, la calculadora humana, y de cómo llegó a tener el mundo a sus pies gracias a este incomparable talento;  se debe comenzar por el principio, en las calles de Málaga un municipio ubicado al sur oriente de Santander Colombia.

Jaime García Serrano nació el 14 de Agosto en 1956 en el seno de  una numerosa familia, siendo el décimo de once hermanos, hijo Eleuterio García quien trabajaba como taxista y su madre Leonarda Serrano era ama de casa.

Entre los sueños de su niñez Jaime jamás tuvo en sus planes  convertirse en un prodigio de las matemáticas ni nada que se le pareciera, simplemente quería ser y era un niño normal, incluso llegó a aborrecer las sumas y restas que le ensañaban en la escuela, prefería jugar futbol con sus hermanos y sus compañeros de clase en las calles que lo vieron crecer.

 “Fui un niño normal, igual que todos, salía a las calles a jugar con los amigos, incluso futbol, descalzo”

En la escuela Antonio Nariño donde Jaime realizó sus estudios primarios fue el lugar en el que su vida empezó a cambiar, pues en una de las clases de matemática de las que no era muy fanático, conoció por primera vez el instrumento para calcular operaciones básicas que lo haría entender y conocer la matemática al punto que se enamoraría de ellas, el ábaco.

“Recuerdo que me ilusionó tanto que me fabrique uno y el primer que hice fue con un marco de madera, alambres y tapas de botella y gaseosa”

Gracias al ábaco Jaime comenzó a ver las operaciones aritméticas de forma fácil y divertida, era un juego para él, al punto de que entre sus amigos y familia se volvió costumbre retarse entre ellos mismos a calcular números en el menor tiempo posible, ignorando que a medida que pasaba el tiempo, este juego le desarrollaría capacidades de razonamiento y agilidad con el único pretexto de no perder frente a sus oponentes.

“Me decían y yo les decía cuanto era 7815+13406/5987 y si llegaba a decirlo mal, tenía que darle como premio lo que llevaba de medias nueves y en mi casa, mi mama nunca me daba dinero ella siempre madrugaba todos los días y hacia arepa, recuerdo que cuando la hacía muy grande me daba la mitad y si la hacía pequeña me la daba completa la tomaba, la echaba en el forro del cuaderno y me iba a la escuela y si llegaba a perder partía un pedazo y se la daba a ellos”

A Jaime siempre lo ha caracterizado la competitividad y esto se debe a que en su niñez gracias al juego de calcular operaciones matemáticas en el menor tiempo posible, comenzó a practicar todo el tiempo, con el fin de ser cada vez mejor y ganar cada partida por ello realizaba ejercicios  cuando llegaba a la escuela antes y después de clase, a tal punto de  que este inocente deseo de ganar, le dio la oportunidad de crear y descubrir  formas de fáciles de resolver ejercicios en el menor tiempo posible.

Dejando atrás su niñez y convirtiéndose en un adolescente como los demás, Jaime llegó a cursar a bachillerato en el instituto técnico industrial de Málaga, donde su panorama cambia significativamente pues deja de ser el experto en operaciones básicas a ser uno más del salón que no tenía la menor idea de que eran derivadas, limites, integrales o  logaritmos y aunque esta falta de conocimiento no lo detuvo para seguir entiendo y explorando el amplio mundo de la matemática, Jaime lo volvió más un pasatiempo que otra cosa y dedicó su atención a una sus grandes pasiones, el futbol.

 En su pueblo desde pequeño era reconocido por tener talento con el balón y por esta razón pasó de jugar en las calles sin zapatos a formar parte de equipos importantes del municipio.

 “Tuve la oportunidad de venirme con la selección Málaga a Bucaramanga, jugué a un campeonato departamental y quedamos campeones creo que Málaga solamente ha sido una vez campeón e futbol, vine como numero 10 jugando y la satisfacción grande fue que quede goleador y fuera de eso me nombraron como el mejor futbolista del campeonato al poco tiempo don Álvaro pipa solarte me llamo para formar parte de la selección de Santander”

Teniendo su talento matemático en segundo plano y concentrado en el deporte, Jaime tuvo la oportunidad de su vida y el momento en el que todo cambiaría durante un torneo en el que el equipo viajó a Bucaramanga, unos amigos de Jaime que conocían  sus capacidades para resolver ejercicios matemáticos y que sabían que tenía ciertas formas de llegar a los resultados fácil y rápido, lo llevaron a la Universidad Industrial de Santander para que se los mostrara a los docentes de la misma.

“Ellos le habían comentado a los profesores de lo que yo hacía y no le creían, presentaron lógicamente con los amigos y con los profesores en fin, fui a terminar a la rectoría y aquí pues el chisme se fue expandiendo”

El conocido dicho de que “los chismes vuelan” no tardó e comprobarse, pues el rumor de que había un joven de Malaga Santander capaz de resolver operaciones matemáticas  rápidamente sin calculadora alguna, llegó a oídos de todas partes del país y los medios no demoraron en querer tener la primicia de esta singular historia

El primer periodista que a mí me llamo fue Juan Manuel González el periodista deportivo, luego me llamo Vanguardia liberal y me hicieron una entrevista también de lo mío, siguió digamos la ola creciendo  y en Bogotá supo pacheco y me invitó a varios programas”

En Colombia acontecimientos así, no se conocen todos los días por ellos Jaime llegó a ser una estrella en los programas nacionales de la época, en especial del reconocido presentador y periodista Fernando González Pacheco o simplemente Pacheco como era conocido en el medio. Siendo famoso en programas nacionales como Pacheco insólito o  Animalandia, Jaime García fue llamado a participar en una feria internacional y allí fue donde su talento particular fue contado por medios de todas partes que poco a poco volvieron famosa su historia alrededor el globo.

“Allí fue cuando ya me propusieron que por que no me le enfrentaba a una computadora y si y me llevaron al Japón y estuve en la universidad de Komosawa y la Universidad de Sofía y por supuesto las televisiones”

Otra de las cualidades de Jaime y una de las más responsables de volverlo la calculadora humana es la curiosidad, desde pequeño esta fue que lo llevó a conocer y posteriormente crear estrategias para llegar al resultado fácil y rápido y el así ganar los juegos de cálculo y con estas capacidades y su característica competitividad,  un día siendo ya reconocido, en una entrevista en la ciudad de Barranquilla fue retado a romper el record de tiempo para resolver ejercicios matemáticos.

 “Una vez estaba allá era la raíz 13 a un numero de 100 cifras, yo lo vi dije no se lo hago por ahí en un segundo dos segundos el record está en un min y 28 seg y me dijo que si quería hacer y claro acepte el record y en Bogotá lo hice y se llevaron una gran sorpresa porque en Londres que es la sede pensaban que el record lo iba a hacer por ahí en un min o 50 y algo de segundo y se llevaron la sorpresa porque me contabilizaron 15 centésimas de segundo”

Dejando a todos sin palabras al presenciar tal velocidad mental, era imposible no querer retar a Jaime a romper más records mundiales de diferentes tipos  de cálculo matemático, él estaba dispuesto a llevarlos a cabo sin problema alguno y así  demostrar ese talento que lo hacía único en el mundo del que él mismo era consciente  y no tenía en sus planes esconder.

“Vinieron as records y fue por haber memorizado un numero de 200 cifras de una sola mirada, luego los calendarios gregorianos de 100 mi años, más adelante sobre las razones trigonométricas (Seno, Coseno y tangente)

De la mano de su talento y su imparable competitividad Jaime García se volvió  dueño de cinco records mundiales, sacar la raíz 131 de un número de 100 cifras en 15 centésimas de segundo, el 24 de mayo 1989, el segundo fue memorizar un numero de 270 cifras de una sola mirada en el mismo año, realizo cálculos de los calendarios de mil años en el año 1991, realizo el cálculo del calendario gregoriano de un millón de años en el año 1995 y calculó funciones trigonométricas en 1997 y por ultimo memorizó los primeros 51.212 decimales del numero Pi en el 2008.

Records que hasta hoy en día nadie ha podido igualar ni superar y por los que llegó a la cima del cálculo matemático, admirado por muchos  y seguramente envidiado por otros tantos pues Jaime posee una velocidad mental que difícilmente puede ser comparada, un talento único que dejo a todos los fueron testigos alrededor del mundo, sin palabras.

“Cuando recibí el primer record, me lo dieron en España  recuerdo que me fui para allá,  lo recibí y cuando lo recibí, tv española y todos los medios de comunicación tanto la radio como los periódicos, el País, el Mundo el ABC me hicieron entrevistas y ya me hicieron conocer más en España y me invitaron a la Universidad de Computense en Madrid para que dictara una conferencia y aquí ya empezaron las invitaciones no solamente para más universidades en Valencia, Barcelona y la Coruña y vi que mi futuro estaba allá”

Estand en boca de todos, conocido como la calculadora humana, el hombre en hacer cálculos matemáticos más rápido del mundo decidió radicarse en el año 1990 en España y vive allí desde entonces, sin embargo, jamás se desprendió de de su natal Colombia, por eso cada verano pasaba vacaciones en su país y en una de esas ocasiones en el 2014, Jaime recibe una invitación para participar el reality show Colombia tiene talento

Gracias a su notable presentación, Jaime fue llamado a concursar en el programa internacional Súper cerebros de National Geographic representando a la Colombia

Jaime García no es celoso con su talento por esta razón  ha escrito ocho libros y 150 cartillas para todos aquellos interesados en el cálculo matemático, sin embargo, los dos inventos creados gracias a su inteligencia, curiosidad y que prueban sus ganas de compartir sus conocimientos con todo el mundo han sido dos ábacos de su autoría, pensando en que los métodos arcaicos que aún existen en la enseñanza de la matemática deben evolucionar, empezando con esta herramienta con la que empiezan a conocer y aprender los más pequeños.  

El primer ábaco se hizo en el mundo fue en el año 1736 a.C lo inventaron los chinos de 10 bolitas una columna es unidades, decenas, centenas, unidades de mil. Luego el turno fue para los rusos de 10 lo bajaron a 7 dos en la parte de arriba y 5 abajo. Luego vino el turno para los japoneses en el año 148 a.C y lo simplificaron, de 7 a 5 y desde ese año nunca nadie le había hecho un arreglo y como a mí me gusta es investigar, simplificar me he inventado dos, el primero lo bajé a cuatro bolitas y el segundo a una. Digamos los chinos lo llaman ábaco, los japoneses lo llaman Soroban y el mío Jaimental”

Entre su curiosidad y ganas de compartir todo aquello que ha creado a lo largo de su vida, Jaime decidió preparar a niños y jóvenes con el fin de cambiar la mala imagen que dice ellos tienen de las matemáticas, Jaime busca que las entiendan como un juego, algo fácil que con práctica se puede aprender.

Con esta meta Jaime en la actualidad está concentrado principalmente en sacar adelante este proyecto, los reconocimientos y las premiaciones quedaron atrás y ahora a sus 62 años de edad y una larga trayectoria, pasa sus días entre conferencias y sus academias, las que planea en futuro cambien la educación del país.

“Ya tengo unas academias, en Bucaramanga, tengo en Bogotá y en el Espinal y mi objetivo es pues tener todas estas academias no solo en Colombia si no alrededor del mundo y estoy en ese proyecto.”

De los seis records mundiales, premios, nominaciones y demás reconocimientos que  Jaime ha podido tener tenido a lo largo su vida alrededor del mundo y de gran valor gracias a su talento, de los más importantes para él o significativos de manera sentimental han sido los que ha ganado en su tierra natal, Santander.

“En Santander dos veces me han elegido como el santandereano del año y esto para mi es pues deimportancia en mi corazón, también pues las condecoraciones que me han dado tanto en la gobernación, la Alcaldía si me han dado condecoración”

Jaime no esconde su inconformidad ante las formas de aprendizaje que utilizan las instituciones y  a pesar de estos reconocimiento cree que en Santander no valoran lo suficiente y no apoyan como deberían este tipo de cosas, como lo son sus métodos matemáticos  y cree que el día que lo hagan se notara un gran cambio en las capacidades que puedan llegar a desarrollar  los niños y jóvenes.

 “Quiero decir que aquí en Santander no valoran lo cultural, digo que no lo valoran porque como he sacado este métodos que es totalmente diferente a lo tradicional, se lo he propuesto a las alcaldía y gobernaciones y ellos miran para otro lado, no les interesa, desafortunadamente nadie es profeta en su tierra”

Jaime García es conocido a nivel mundial como la calculadora humana y aunque ha tenido numerosos reconocimientos y ha batido seis récords mundiales, nunca olvida sus raíces por esto continúa trabajando desde sus conferencias y su academia para que los niños, jóvenes y adultos de Colombia se interesen en las matemáticas y las vean más como sus amigas que como una obligación, y espera algún día poder ver que estas personas aspiren a lograr lo que él en su momento también soñó y que gracias a su dedicación y esfuerzo pudo lograr.

Por Dana Lizcano.

@dana_lizcano

Comments are closed.