Hombres porristas en la selección Unab

Realizado por Silvia Gómez, estudiante de periodismo

Sin importar los prejuicios que existen sobre los hombres que practican porrismo, los integrantes de la selección de este deporte en la Unab continúan entrenando pues, hace parte de su estilo de vida.

Curiosamente, la primera persona porrista fue un hombre llamado Thomas Peebles, quien era estudiante en la Universidad de Princeton. Thomas quería apoyar al equipo de su universidad en los partidos de fútbol americano, así que reunió a seis hombres quienes empezaron a animar al público y a los jugadores; sin embargo, fue Jonhy Campbell quien creó la primera porra, según relata la página oficial de Uninter, Universidad Internacional de Porrismo, ubicada en México.

La falta de deportes permitidos para mujeres generó que en los equipos hubiera más participación femenina, sin embargo, después de la Segunda Guerra Mundial prácticamente todos los equipos estaban conformados sólo por mujeres ya que muchos hombres habían muerto en el conflicto.

Nidia Johana Bustos, entrenadora de la selección en la Universidad Autónoma de Bucaramanga afirma que los deportistas han tenido que acostumbrarse a la cultura de Santander, pues algunas personas aún no entienden que es un deporte para todos. “Actualmente, en el ámbito internacional es muy normal ver a los hombres en los equipos, de hecho, en los equipos universitarios por cada mujer hay un hombre. Aquí en Santander nos ha tocado adaptarnos, tener paciencia, entender que esto es un proceso, que esto es cultura y poco a poco mostrarlo y hacerlo ver como un deporte muy completo para hombres y mujeres”.

La selección de porrismo Unab cumple siete años de haber sido creada gracias a la iniciativa de algunos estudiantes que practicaban este deporte en sus colegios. En el segundo semestre de 2015 se abrieron las primeras convocatorias para la modalidad cheer que a español traduce animar, aunque la propuesta la hicieron quienes ya tenían experiencia, los entrenamientos siempre se han iniciado desde cero, pues la mayoría de las personas que ingresan nunca han practicado este deporte.

Al año siguiente otro grupo de niñas propuso la creación de la modalidad pom pom, que como su nombre lo indica consiste en bailar sosteniendo dos pompones en las manos. A diferencia de cheer en la que se incorpora la acrobacia y la gimnasia para animar, que fue el propósito inicial de este deporte.

Los programas académicos que más participan son Licenciatura en Educación, Artes Audiovisuales, Ingeniería Industrial, Administración de Empresas y Comunicación Social. Gustavo Fernández, estudiante de Artes Audiovisuales opina que el estereotipo de que los hombres no pueden practicar porrismo no le afecta pues él disfruta mucho este deporte. “A palabras necias, oídos sordos, si lo dicen, díganlo, a mí no me importa, acá estoy feliz y estoy cómodo. Además, esto me ha ayudado muchísimo en cuestiones personales, laborales y a crecer como persona entonces no me importa lo que me digan los demás si es a mí a quien le está dando el beneficio, no a ellos”.

La selección ha participado en campamentos, que son actividades formativas, y en competencias a nivel departamental y nacional con diferentes empresas privadas como Capital Cheer, Gremios Cheer, Fedeco Cheer, ASCUM, entre otras, en las que siempre han quedado dentro del podio en las diferentes categorías de la modalidad de porrismo universitario.