La comunidad de Los Andes denuncia contaminación por heces de mascotas

Por: Laura Quintero, estudiante de Periodismo

Habitantes del barrio Los Andes se quejan de la contaminación en las zonas verdes y calles del sector por causa del olvido intencional de los desechos de excremento en bolsas de plástico por los dueños de las mascotas.

En esta zona del municipio de Floridablanca vecinos consideran que el comportamiento de los tenedores de mascotas, quienes no recogen las deposiciones de los caninos en los parques y vías públicas o recogen en bolsas de plástico, pero las dejan en las zonas verdes o esquinas es uno de los problemas principales que aquejan a la comunidad.

La estilista María Tula Ramírez, propietaria de uno de los establecimientos ubicados en el centro comercial Los Andes, menciona que ella es una de las afectadas, pues todos los días le dejan bolsas de excremento frente a su negocio. Además, apunta que ha visto varias de estas en las zonas verdes junto al supermercado Cajasan. “A mí me dejan en la jardinera, a mí que me gusta limpiar la jardinerita y allá me dejan las bolsas de popo, es que a la gente le falta tanta cultura. Yo llego, las recojo y las boto, las echo aquí en el aseo mío. A mí me da tanta tristeza cuando bajo en las mañanas y me meto por aquí en el caminito de Casajan para no dar la vuelta. Ay Dios mío, por lo menos el día domingo cuando bajo abrir, usted viera, puras bolsas y son tan descarados que las ponen encima de los arbolitos.”

Estas acciones están prohibidas por el Código de la Policía Nacional. El artículo 124, sobre “comportamientos que ponen en riesgo la convivencia por la tenencia de animales” dice que omitir la recogida de los excrementos o dejarlos abandonados después de recogidos ocasiona una “multa general tipo 1” la cual, según el artículo 180, equivale a “cuatro salarios mínimos diarios legales vigentes”, es decir 120,911 pesos. El salario mínimo vigente es de 908.526 pesos.

El ingeniero ambiental Edwin Zafra Reyes explica que estas prácticas tienen consecuencias con la fauna y la flora, por los plásticos que tardan en descomponerse, además de atentar contra el componente paisajístico de la comunidad provocando malos olores y la llegada de animales indeseables. “Y eso lo que genera es olores ofensivos, mal aspecto al barrio, que empiecen a llegar otros animalitos indeseables. La segunda parte es que están utilizando bolsas y las bolsas si son un problema ambiental porque los plásticos tardan mucho tiempo en descomponerse, ocasionando también afectación a la fauna nativa. La situación esta en que la mayoría de esas bolsas y residuos, se van por las cañerías y terminan entonces en los ecosistemas acuáticos”.

Las personas que poseen mascotas proponen una solución para afrontar este problema. Juliana Andrea Jiménez, residente desde hace 24 años del barrio Los Andes y dueña de una mascota, propone que se ubiquen canecas de reciclaje donde se puedan dejar estos deshechos. “Yo tengo una mascota y me encantaría, o sea, yo sería muy feliz, si digamos colocaran basuras, las tres divisiones de las canecas donde una sea cosas no orgánicas para desechar eso. Yo creería que esa es la única forma de evitar de que las personas no recojan o que pongan los desechos de los animales en cualquier lugar. Yo creo que al menos 90% de las personas que viven en Los Andes tienen una mascota”.

Según la Secretaría de Gobierno de Floridablanca, para denunciar estos comportamientos se debe contactar a un agente de policía, quien hará el llamado de atención; si la persona no acata la solicitud, la autoridad puede a imponer el comparendo por violación al Código de Policía.