Los problemas de las canchas de tenis del parque de los niños son la dificultad para reservarlas y la inseguridad del sector

Por: Camilo Rojas, estudiante de Periodismo.

Los asistentes a las canchas de tenis del Parque de los Niños denuncian un manejo de influencias a la hora de reservar los espacios. Además, señalan múltiples hurtos y un constante consumo de alucinógenos en la zona.

Eduardo Ramírez, jugador de tenis, afirma que el principal problema del escenario radica en la dificultad para apartar los terrenos de juego, en la parte administrativa. “Que no se base en que el préstamo del escenario sea solo para las personas que cuentan con influencias políticas o administrativas. Personas con influencias cercanas a la alcaldía de Bucaramanga o del Inderbu son las que más frecuentan estos escenarios”.

El Instituto de la Juventud, el Deporte y la Recreación de Bucaramanga, Inderbu, pone a disposición de la gente las reservas de las dos canchas de manera gratuita, a través de la página web del Inderbu. Se reservan con una hora de intervalo entre cada reserva. A pesar de ello, las personas que asisten al sitio señalan que solo pueden usar las
canchas, como máximo, dos horas a la semana, a pesar de que muchas veces están vacías.

Las canchas de tenis están ubicadas en el barrio Antonia Santos, debido a la cuarentena fueron cerradas. Según el vigilante del lugar, Adrián Reyes, las canchas fueron abiertas al público nuevamente en diciembre. Actualmente, las reservas se pueden realizar de manera gratuita, a diferencia de antes de la cuarentena, que tenía un valor de 17.000 pesos. Las canchas están disponibles de 6am hasta las 9pm de lunes a sábado, mientras los domingos están abiertas hasta las 12 del mediodía.

Los asistentes a las canchas afirman que su estado es excelente, debido a la renovación que sufrió el complejo en 2019 por parte de la alcaldía de Bucaramanga. Sin embargo, también se quejan de la inseguridad del sector. El parque de los niños cuenta con un Centro de Atención Inmediata de la Policía, CAI. A pesar de ello, los habitantes del sector manifiestan que su labor no es efectiva.

Ismael Niño Reyes, comerciante y habitante del sector, advierte que la presencia del CAI no les resuelve el problema.
“Antes de ayer en la noche, también a un muchacho lo trajeron hasta acá al CAI y correteándolo y lo apuñalaron y cayó ahí al lado de los policías y no hicieron nada, porque eran como 10 ñerines detrás del muchacho y se fueron tranquilos y el muchacho se quedó ahí apuñalado y botado en el piso”.

Otro problema que se evidencia en el sector es el consumo de drogas y las riñas que se presentan cada día. Diego Fernando Gélvez, entrenador de tenis, denuncia el constante consumo de drogas en el lugar. “Aquí en el parque hay mucho marihuanero en el parque, el olor a marihuana es bastante tedioso, a veces en algunos entrenamientos inclusive con niños. También, a veces se ven robos o riñas por ahí, pero es la inseguridad del mismo sector, del parque
de los niños”.

Las dos canchas cuentan con una superficie de polvo de ladrillo. La alcaldía de Bucaramanga destinó $2.359 millones en la transformación de este escenario.