Muévete, tu cuerpo te lo agradecerá

El baile, el movimiento y la diversión se conjugan para sacarte de la monotonía. El estrés puede ser punto de ebullición de varias enfermedades.

Por Maicol Fabián Ovallos Navarro
movallos22@unab.edu.co

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), “algunos estudios han hallado que altas exigencias laborales dan como resultado siete veces mayor riesgo de agotamiento emocional; poco apoyo de los compañeros, dos veces mayor riesgo de problemas en espalda, cuello y hombros; bajo control del trabajo, dos veces mayor riesgo de mortalidad cardiovascular y, mucha tensión puede producir tres veces mayor riesgo de morbilidad por hipertensión”. Por ende, es importante romper con la rutina, sentirse despejado de sobrecargos tanto en la vida personal como en la laboral.

El baile aleja nuestra monotonía y contagia a los demás a una vida sana. / IMAGEN MAICOL F. OVALLOS

LEE MÁS: El futuro debe ser nuestro presente y conoce más acerca de los hábitos saludables en Cuídate, tu salud vale.

El origen del baile se sitúa en la prehistoria en donde, por lo general, tenía un carácter espiritual. Los primeros movimientos rítmicos en las sociedades emergentes sirvieron para ceremonias y tradiciones que fueron transmitidas de generación en generación. Es preciso decir que la danza fortalece el espíritu y da vitalidad a un cuerpo agobiado. De igual manera, es necesario que los hábitos saludables se repliquen en la posteridad. Ante algunas precariedades se tiene que salir a flote y creer en una vida mejor.

Para Patricia Lopera y Gerson Osorio el baile es la forma de cuidar el cuerpo y la mente.

El fruto del movimiento para tu vida es: fortalece los huesos y los músculos, disminuyendo el riesgo de padecer osteoporosis. Tonifica todo el cuerpo. Mejora la postura y el equilibrio. Aumenta la resistencia y la flexibilidad. Previene enfermedades como la diabetes, alta presión arterial, enfermedad del corazón y depresión. De acuerdo con el portal, Salud Digital, “los beneficios del baile no se limitan a tu salud física. El baile también ayuda a mantener tu cerebro en forma. Al aprender rutinas de baile y coreografías, mejoras tu memoria y tu habilidad de realizar varias tareas al mismo tiempo”.