Nadie está seguro

Por: Diego Suárez, estudiante de Periodismo

La continua ola de robos tiene atemorizados a los residentes, comerciantes y transeúntes del barrio Cabecera del llano, donde el temor, miedo e inseguridad se ha apoderado de un sector que se caracterizaba por ser uno de los más seguros de la ciudad de Bucaramanga.

Amenazas con arma blanca o de fuego, intimidación con agresión física o llegar al punto de quitar la vida, son algunos de los métodos que utilizan los delincuentes para llevar a cabo sus delitos. Para Angie Gómez, dueña del local “La Granja”, comenta la impotencia y miedo que siente al ver que nadie está seguro en el sector, “Impotencia, nadie se puede defender contra quienes tienen armas. Un poco, pero más por los demás. Por las personas que se ejercitan para mantener su salud, los niños que solo quieren ir al parque y que ya no tienen una hora en específico porque no saben en qué momento puede suceder algo”.

Testigos que viven en el sector de cabecera comentan cual es la principal causa de inseguridad en el barrio: “Las faltas expectativas que traen los migrantes”, “para mí el no encontrar empleo y oportunidades que las personas necesitan”, “la falta de seguridad en las calles o escaleras de cabecera”, “no hay presencia de las autoridades y los actos delictivos que se cometen no son castigados de la forma correcta”.

Por otra parte, el oficial de seguridad del edificio “Altos de Chiranue “de cabecera Jeison Iván Diaz, resalta la poca ineficacia por parte de las autoridades ante la situación que vive Cabecera y toda Bucaramanga, “Bueno, la inseguridad en cabecera esta terrible, la verdad cuando hacen un atraco, la policía siempre llega a deshoras, nunca llega a la hora que es y siempre que atrapan al ladrón, el sistema judicial esta terrible, no hacen lo que tienen que hacer que es meterlos a la cárcel o darles una lección”.

Cabe resaltar que las autoridades, el pasado 21 de septiembre durante el foro “¿Qué pasa con la seguridad de Bucaramanga y su área metropolitana?”, las autoridades llegaron a unas estrategias para enfrentar la ola de inseguridad que se presenta en Santander. Una reunión por mes para analizar los riesgos y avances que ha tenido el área en materia de seguridad. El encuentro será liderado por el Ministerio del Interior, en cabeza del viceministro Juan Pablo Díaz Granados, en los barrios de Bucaramanga se instalarán alarmas de seguridad, que serán activadas en caso de emergencia o peligro, y, por último, se acordó un patrullaje de la Policía Nacional en Bucaramanga y su área para
intentar disminuir la inseguridad.