Personajes Unab – Luz Mila

Realizado por: Jorge Andrés Céspedes, estudiante de Comunicación Social de la UNAB.

En Colombia, nacer en un pueblo casi nunca es un buen augurio, sobre todo en 1975 cuando la violencia se encontraba desenfrenada en toda la nación, pero si algo nos ha dejado esas épocas oscuras y tenebrosas, son personas echadas hacía adelante.

“Soy una mujer trabajadora, juiciosa, entregada a mis hijos. He luchado sola en la vida, pero he salido adelante”.

Ella es Luz Mila Ruiz Sanabria, auxiliar administrativo de la unab con casi treinta años en su labor, trabajando arduo para que todos los procesos administrativos como papeleo y la información se lleven a cabo de manera eficiente e impecable.

No obstante, su vida no ha sido fácil, no contó con las mismas comodidades con las que cuenta un niño de ciudad ni con la seguridad de poder tener un hogar estable, tanto por el dinero como por las guerrillas.

Afortunadamente el desenlace de su historia no fue lamentable, para nada fácil el irse de su tierra natal y tener que trabajar mientras estudiaba, pero a lo mejor eso tiene el santandereano en la sangre, siempre adelante, ni un paso atrás

“Yo nací en Barbosa Santander, viví un tiempo en el playón Santander con mi abuela materna hasta los 13 años… y de ahí en adelante nos vinimos a vivir a Bucaramanga con mi mamá, estudié en el colegio Aurelio Martínez Mutis hasta sexto grado, a los 18 años ingresé a la unab haciendo aseo y estudiando el bachillerato de noche, dos años después estudié en la unab sistemas y después seguí estudiando la carrera de telecomunicaciones”.

Todo eso no le cayó del cielo repentinamente, más de tres años laboró haciendo aseo para la unab con la motivación de terminar sus estudios básicos para poder acceder a una carrera que le apasionara.

Por su amabilidad y su constante espíritu trabajador, logró llamar la atención de personas las cuales la motivaron a seguir avanzando en su vida profesional.

“Cuando la doctora Nimia de gestión humana y la ingeniera Maribel Jaimes me dieron la oportunidad de trabajar en la dependencia de red institucional, tiempo después la ingeniera me motivo a seguir estudiando, para mi fue emocionante que la jefe lo motivara y lo apoyara al empleado, a salir adelante y a ser profesional para nuestro futuro, por eso me encuentro en estos momentos en nuestra institución, la unab instituto caldas, y gracias a ellas las dos personas que me dieron la oportunidad de trabajar, estudiar, salir adelante… eso es bueno que los jefes, la empresa lo motiven a uno a salir adelante, a ser alguien en la vida”.

Una vez recibida como una trabajadora ejemplar en las aulas de la universidad ahora también como estudiante, su vida fue cambiando poco a poco, fue haciendo nuevas amistades, creando pasatiempos y disfrutando más de sus tiempos libres, con la tranquilidad de saber que una institución completa respaldaba sus sueños.

“Me gusta ver televisión, jugar bolo, mini tejo, escuchar música y me gusta salir a caminar con mi hijo”.

En la vida de Luz Mila, muy pocas cosas le enorgullecen más que poder trabajar y pertenecer a la unab, sin embargo, si su situación hubiera sido distinta, si hubiera nacido con mayores oportunidades y hubiera tenido la oportunidad de tomar otra profesión, lo habría hecho.

“Me gustaría sería estudiar criminalística, ciencias forenses”.

“A la unab llegué el dos de marzo de 1995”.

Casi 30 años en la institución, más de la mitad de su vida ha sido entregada al servicio de la unab y ahora el instituto caldas, cuando se es parte de un proceso tan único y de crecimiento como es la formación de jóvenes, quedan momentos memorables, únicos para las personas que año a año le van dando renombre y reconocimiento a la Unab.

“Tengo que ver con la tecnología, compartir mis conocimientos con los practicantes y los demás compañeros y brindarles mi ayuda ya sea al personal que lo necesite”.

Inevitablemente el tiempo pasa y la nostalgia llega, la institución crece, los estudiantes llegan para convertirse en profesionales y luego se van, pero los trabajadores que están detrás dándole orden a todo el entramado administrativo se mantienen, es imposible no extrañar el pasado.

“Extraño del pasado las fiestas de fin de año, los bonos que nos daba el doctor Alfonso Gómez Gómez, los compañeros ya pensionados, se extrañan mucho. Incluso los paseos de la unab, campeonatos en la finca Cupe, extraño los incentivos que hacían antiguamente al personal para salir de la rutina laboral”.

Las cosas bonitas son dignas de revivir, al final recordar es vivir, sin embargo, en el camino hay más baches que otra cosa, en los 27 años que lleva laborando Luz Mila se ha encontrado con dificultades que, si aún le permite gozar de la oportunidad de trabajar en la unab, quiere decir que logró sobreponerse a todas saliendo victoriosa.

“Mi problema mas frecuenta fue mi temperamento fuerte, y mi forma de hablar duro, que en muchas ocasiones molestaba a las personas o compañeros porque pensaban que yo les hablaba feo. Con el tiempo aprendí a controlar mi temperamento, mi tranquilidad y hablar moderadamente para tener un mejor ambiente laborar”.

En este aniversario de la institución, muchas personas han pasado por los salones tanto del caldas como de la universidad, ha conocido a muchas personas amables y otras que no lo son tanto, se ha llevado disgustos y alegrías, pero como esto se trata de una celebración ella recuerda las cosas más bonitas que le ha traído ser trabajadora de la Unab con felicidad, queriendo volver allí y con la mentalidad de seguir formando momentos memorables, porque al final la vida es eso, momentos que nos llevamos.

“Desde muy joven soñé con trabajar en una empresa grande, y me enteré de que estaban buscando personal para servicios generales en la Unab. Me sentí tan orgullosa de trabajar para la institución muy distinguida, y aquí sería mi oportunidad para salir adelante”.

La unab está de fiesta por sus 70 años, se fundó en 1952 y Luz Mila entró a trabajar aquí en 1995, por falta de unos pocos años ha estado casi en la mitad de su historia, nuestra historia la historia de miles de estudiantes, aseadoras, celadores, profesores y demás trabajadores.  Siente que es su segunda casa y la defiende donde sea que vaya, orgullos de hacer parte de nuestra casa.

“En la unab he aprendido muchas cosas, el instituto caldas y la Unab son mi segundo hogar. Me siento tan feliz de hacer parte de una gran institución como lo es la unab, aportar un granito de arena, ver crecer cada día más nuestra institución como es la Unab e Instituto Caldas”.

Los más veteranos en la unab sienten ese sentido de pertenencia y ese amor por la institución mucho más que los nuevos administrativos y los estudiantes, por eso es importante conocer las historias de las personas que están detrás de todo como Luz Mila, buscando brindar la mejor atención posible a todos sus colegas de trabajo, de igual manera a los estudiantes y padres que están interesados en que sus hijos hagan parte de una nueva historia, una historia con gente muy valiosa y autónoma, que representa lo que es la unab, personas que aman lo que hacen y que a pesar de las adversidades que la vida les ponga en su camino, salen adelante a como de lugar, por eso celebramos, por esos años que pasaron y los que vienen, creando más momentos memorables, formando profesionales y personas que le aporten desde la responsabilidad y la autonomía su granito de arena a esta sociedad en constante cambio.