Qué hay pa leer – Salario mínimo

Realizado por Luz Adriana Prada, estudiante de Comunicación Social.

Hola a todos los oyentes de Unab Radio, yo  Luz Adriana Prada Albarracín, estudiante de Comunicación Social de la Universidad Autónoma de Bucaramanga.

Hoy les compartiré mi experiencia leyendo el libro “Salario mínimo: vivir con nada”. Esta obra de 144 páginas, escrita por Andrés Felipe Solano Mendoza, fue publicada en 2015 por la editorial Tusquets. El texto originalmente es una crónica distribuida en 2007 por la revista SoHo con el título “Seis meses con un salario mínimo”.

Andrés Felipe Solano Mendoza nació el 9 de febrero de 1977 en Bogotá, es escritor,  periodista y ha trabajado en diversos medios de comunicación. Desde el 2013 reside en Seúl, Corea del Sur, donde ha enseñado en el Instituto de Traducción de Literatura de Corea. Ha ganado reconocimientos como el Premio Simón Bolívar y el Premio Biblioteca de Narrativa Colombiana.

“Salario mínimo: vivir con nada” llegó a mis manos cuando el docente de Textos Narrativos y Descriptivos nos dio este libro como opción para leerlo durante el semestre. Al escuchar el nombre me interesó y después de revisar una reseña lo escogí, porque me llamó la atención como Andrés muestra los retos que enfrentar y las condiciones en las que viven los colombianos que ganan un salario mínimo.

Desde el inicio el texto cumplió mis expectativas, debido a que Solano experimenta en carne propia lo difícil que es vivir con ingresos limitados, adaptando su vida al sueldo que gana como empleado de una fábrica textil de Medellín. El escrito ofrece una visión cruda y conmovedora de la realidad que enfrentan millones de trabajadores día a día,  ya que expone y compara distintas vivencias; un ejemplo de esto es como algo tan cotidiano para la gente de clase media, son lujos para las personas de bajos recursos que luchan por llegar a fin de mes.

Lo que me llamó la atención del libro es la evolución que tiene el personaje aprendiendo a sobrevivir, y los vínculos que entabla con las personas de su alrededor. Además, es interesante que incluyan fotos en el relato porque completan la historia y ayudan a que el lector tenga una imagen más clara de lo que plantea el autor.

Al ser un texto fácil de entender, debido a que el autor maneja un lenguaje sencillo, lo pude leer en una tarde, sentada en el patio, tomando un café con la compañía de mis gatos.

En general, el texto me gustó. Lo recomiendo debido a que Solano con su estilo de escritura sencillo y directo, invita a empatizar con la realidad de aquellos que viven en la pobreza extrema, cuestionando nuestro papel en una sociedad que muchas veces ignora la brecha económica y social que divide al país.