Qué hay pa’leer – 1984

Por: Diego Pinzón, estudiante de Comunicación Social

Buenos días, tardes o noches a todos y a todas, soy Diego Pinzón, y hoy les voy a hablar sobre 1984, posiblemente la mejor obra del influencial autor inglés George Orwell.

Ninguna novela del siglo pasado ha tenido más influencia que 1984 de George Orwell. El título, la forma adjetiva del apellido del autor, el vocabulario del Partido todopoderoso que gobierna el superestado de Oceanía con la ideología de Ingsoc -doblepensamiento, agujero de la memoria, crimen de pensamiento, Newspeak, Policía del Pensamiento, Habitación 101, Gran Hermano- han entrado en la lengua inglesa como signos instantáneamente reconocibles de un futuro de pesadilla. Es casi imposible hablar de la propaganda, la vigilancia, la política autoritaria o las perversiones de la verdad sin dejar caer una referencia a 1984.

La primera vez que me encontré con 1984 fue en la clase de inglés de décimo curso, en la que la novela de Orwell se emparejaba con “Un mundo feliz” de Aldous Huxley. Yo era demasiado joven e históricamente ignorante para entender de dónde venía 1984 y contra qué advertía exactamente. Ni el libro ni su autor se quedaron conmigo. A los 18 años, descubrí los ensayos y los libros de no ficción de Orwell y los releí tantas veces que mis ejemplares empezaron a desintegrarse, pero no volví a 1984.

Así que cuando recientemente volví a leer la novela, no estaba preparado para su poder. Hay que despojarse de lo que uno cree saber, de toda la terminología e iconografía y de las derivaciones culturales, para captar el genio original y la grandeza duradera de 1984. Es tanto un profundo ensayo político como una impactante y desgarradora obra de arte. Y en la actualidad, es un best seller.

Publicada en 1949, Orwell crea una visión de cómo cree que será la sociedad en el año 1984. La novela sigue a Winston mientras navega por la vida en un mundo donde el Gran Hermano es una realidad y la Policía del Pensamiento puede vigilarte las 24 horas del día. Mientras que muchas personas encuentran seguridad en el conformismo sin sentido, Winston encuentra el amor prohibido y se une a un grupo que está comprometido con la destrucción del Gran Hermano y la estructura de control del Gobierno.

La obra de Orwell en 1984 es cautivadora e inquietantemente profética, ya que predice una sociedad totalitaria en la que incluso el televisor cuenta con la tecnología necesaria para grabar las conversaciones y los movimientos. Orwell presenta este libro con tal atención al detalle que parece realista, incluso creando un nuevo idioma en el que la gente debe hablar.

He añadido este libro a la lista de mis favoritos, ya que definitivamente lo releeré una y otra vez. Normalmente, me gustaría señalar cualquier defecto o molestia que haya encontrado en el libro, pero puedo decir honestamente que en este caso no tengo ninguno. Se trata de una obra de ficción bellamente escrita que presenta elementos distópicos brillantemente sutiles.

1984 siempre será un libro esencial, independientemente de los cambios en las ideologías, por su retrato de una persona que lucha por aferrarse a lo que es real y valioso. “La cordura no es estadística”, piensa Winston una noche mientras se desliza hacia el sueño. Resulta que la verdad es lo más frágil del mundo. Por todo esto, recomiendo encarecidamente este libro.