Qué hay pa’leer – La mansión de los secretos

Por: Juan Sebastián Riaño Rangel, estudiante de Comunicación Social

Soy Juan Sebastián Riaño Rangel, estudiante de segundo semestre de Comunicación Social en la Universidad Autónoma de Bucaramanga. A continuación, hago una reseña del libro de fantasía La mansión de los secretos. 

Es una novela de literatura infantil escrita en conjunto por Chris Columbus y Ned Vizzini. Fue publicada por primera vez el 23 de abril de 2013 y desde entonces, ha gozado de cierto prestigio en la comunidad de jóvenes lectores. Chris Columbus es un reconocido director estadounidense, famoso por trabajar en películas como la primera trilogía de Harry Potter o Percy Jackson y el ladrón del rayo. Ned Vizzini fue un escritor y novelista estadounidense quien dedicó su trabajo a escribir libros con temática juvenil.  

Este título llegó a mí hace bastante tiempo. En 2014 un amigo del colegio me lo recomendó y me regaló una copia para mi cumpleaños. En su momento nunca tuve tiempo o interés por leer la historia en realidad. Siete años después lo encontré prácticamente nuevo en un estante de mi casa y decidí que ya era el momento de darle una oportunidad. 

Esta historia se centra en las desventuras que tendrán que vivir tres hermanos después de mudarse a la Casa Kristoff, una antigua mansión que le perteneció a un escritor de oscurantismo y está lejos de cualquier civilización. Los problemas comienzan cuando los secretos más oscuros de la mansión se revelan y los hermanos son transportados a una realidad fantástica que se encuentra dentro de un antiguo libro hecho por Kristoff. Allí tendrán que resolver un gran misterio y sobrevivir en un nuevo mundo, todo con el objetivo de volver a ver sus padres. 

De la obra rescato varias cosas, en primer lugar, sería la narrativa que maneja; el libro está escrito con un lenguaje simple pero atractivo que permite comprender cada parte de la historia y seguirla sin desentenderse en ningún momento. Pero su punto más destacable es la agilidad de la trama, que la dota de dinamismo y el buen uso que maneja de factores como el suspenso, lo que logra que la experiencia al leerlo sea aún más inmersiva. 

Realmente disfruté mucho esta lectura. Leía ocasionalmente durante las noches en mi habitación antes de dormir. La historia me atrapó tanto que terminé el libro en un sólo fin de semana. El silencio y la calma del ambiente nocturno hacían que me adentrara mucho más en el relato, convirtiendo esta historia en una aventura total. 

En mi opinión, a pesar de ser una obra dirigida a un público más joven, es suficientemente entretenida para que cualquier persona la disfrute. Es una historia simple pero interesante. Recomendable para cualquiera con tiempo libre y que desee hacer una lectura casual.