Singularidades de ser Jurado de Votación

Singularidades de ser Jurado de Votación

Like
142
0
viernes, 01 noviembre 2019
Noticias

En las elecciones que se llevaron a cabo el 27 de octubre, se contó con la participación de cerca de 31,734 jurados de votación para atender las 5.289 mesas habilitadas en Santander. Ellos tuvieron que atender electores, manejar documentos, diligenciar formularios, vigilar las urnas y contar los votos.

La jornada comenzó a las 7:30 de la mañana con la verificación del kit electoral, y finalizó después de las 4:00 de la tarde cuando se contaron todos los votos de la mesa. Durante la jornada electoral los jurados de votación tenían diferentes cargos y funciones.

El presidente de la mesa recibe el documento de identidad de los ciudadanos y lo verifica en el formulario. El vicepresidente registra a cada elector. El vocal entrega la tarjeta electoral al sufragante. Los otros tres jurados son suplentes que deberán estar pendientes de vigilar la urna, ayudar al sufragante en caso que sea necesario, y entregar el certificado electoral. Y finalmente, todos los jurados y testigos están encargados de hacer el conteo de los votos.

Todo esto se explica en las capacitaciones que con anticipación hace la Registraduría. Ricardo Morales, encargado de atender los puestos de infovotantes instalados por la Registraduría, explica que, por el incumplimiento a los talleres de capacitación, en casos peculiares se cita a más jurados de los necesarios.

“La Registraduría asume que la gente que no asistió a una capacitación, es porque no está enterada y asume que no va ir, y citan nueva gente. Por eso, los días de votación se presenta un fenómeno, que en una mesa que no necesita si no 6 jurados se presentan 16 y 20 jurados ¿y qué pasó? A bueno, muestre haber quienes fueron citados de primeros los demás puede firmar e irse”.

De acuerdo con el artículo 105 del Código Electoral, los seleccionados como jurados que sin justa causa no asistieron a las elecciones, tendrán que pagar una multa de hasta 10 salarios mínimos vigentes. Además, si cometieron algún error en los procesos de la jornada electoral pueden ser sancionados de igual forma o incluso incurrir en un delito.

Slendy Pineda, practicante de Vanguardia Liberal y jurado de las pasadas elecciones del 27 de octubre, explica lo que les resaltaban más a los jurados era tener cuidado al momento de diligenciar los formularios del conteo de votos.

“Lo que más me recalcaron fue no cometer errores en el formulario que se llena al final, que es cuando ya se hace el conteo de votos y es el que se lleva delegados, claveros y transmisión. Pues, que evitáramos cualquier tipo de error y en caso de cometer uno que se dejara claro en las observaciones”.

Los beneficios que se obtienen por ser jurados son descuentos en las matrículas, en los trámites del pasaporte o en el duplicado de la cédula, además, los trabajadores tienen derecho a un día de descanso, el cual es remunerado y debe ser acordado con el empleador.

Nota realizada por Yeider Espinoza, estudiante de Periodismo Unab.

Comments are closed.