Tiempo de descanso

Realizado por: Juan David Moreno, estudiante de Comunicación Social.

Los trabajadores y estudiantes de la Unab conciben la Semana Santa como tiempo de descanso del trabajo y espiritualidad pero con una pérdida en las prácticas religiosas como medio para encontrarse con Dios.

Manuel José Acevedo docente del Departamento de Estudios Socio Humanísticos comparte que en Semana Santa descansará de sus labores como docente, pero aclara que no se dedicará este tiempo litúrgico de la Iglesia Católica como un medio para establecer una relación con Dios, a pesar de haber tenido desde pequeño un acercamiento profundo al espiritualidad. Él lo cataloga como una conquista laboral:

“Las devociones religiosas se han perdido en buena parte porque, pues, hay muchas personas… no tanto porque la gente se ha vuelto más crítica o más allá, sino más bien como más indiferente, o sea, como que un poquito de importaculismo no es de aquella indiferencia en donde no es que yo sea crítico, sino que todo me importa un carajo, todo me da lo mismo”.

Jorge, un operario de servicios de jardinería, afirma que la Semana Santa se ha convertido en un espacio de descanso laboral y compartir familiar:

“Lo que hace que el sentido espiritual vaya desapareciendo con el paso del tiempo y se tome como un tiempo vacacional, dicen que en Semana Santa no se trabaja que son semanas antes para reflexionar pues eso es lo que tengo más entendido por lo que yo soy cristiano y pues la religión católica es la que cree en eso de Semana Santa”.

La mayoría de los 35 entrevistados comparte que el significado de la Semana Santa ha cambiado y se han perdido las prácticas religiosas que profundizan la relación con Dios. Este tiempo de religiosidad y espiritualidad ha cambiado su concepto a un espacio vacacional estudiantil y laboral que permite desestresar y distraer a las personas a través de fiestas, reuniones, viajes, entre otras actividades de ocio.