El futuro debe ser nuestro presente

No dejemos que el bienestar de todos sea aplazado. Tenemos que tomar las riendas e iniciar cambios sanos, primero en nuestras vidas y luego brindarle un presente de alegría y salud a todos nuestros niños, niñas y jóvenes.

Por Maicol Fabián Ovallos Navarro
movallos22@unab.edu.co

Siempre se habla que a la niñez hay que protegerla, amarla y consentirla. ¿Será verdad que lo hacemos? En varios hogares del país el “cuidador” del niño o la niña es el televisor, el celular o la tableta. Es peligroso que ante la era digital nuestros infantes sean adictos a los dispositivos tecnológicos.

La sonrisa de nuestros pequeños y la diversión que tienen no se cambia por nada. / FOTOS LUIS A. GUACANEME

Es fundamental que los chiquillos disfruten de la naturaleza y se les enseñe el valor de la actividad física. Practicar algún deporte es vital ya que mejora cognitivamente al pequeño. Los niños físicamente activos tienen menos tendencia a desarrollar obesidad que los adultos.

Según el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades, “hacer actividad física regularmente puede ayudarte a mantener fuertes tus habilidades para pensar, aprender y tener buen juicio con el pasar de los años. También puede reducir tu riesgo de depresión y ansiedad, al igual que ayudarte a dormir mejor”.

Es pensar realmente en el futuro, pues enseñar buenos hábitos a temprana edad es una inversión para tu salud y de los que más amas. Previene enfermedades cardiovasculares, obesidad, diabetes y algunos tipos de cáncer (vejiga, colon, seno y otros).

LEA MÁS: Hay más información en la infografía de Cuídate, tu salud vale y mira el video en Muévete, tu cuerpo te lo agradecerá.