Más que una biblioteca, una oportunidad de vida

Por Hernando José Díaz García
hdiaz567@unab.edu.co
Primer semestre de Medicina

La biblioteca Rafael Carrillo, de Valledupar, es una corporación que, a pesar de ser una biblioteca, brinda servicio de asistencia y rectificación a la comunidad vulnerable y en general para buscar una estabilidad colectiva y al mismo tiempo un bienestar, ya que está aliada con la Gobernación del Cesar. 

Desde el año 2020 Yasmín Rocío García Meneses es la directora de la biblioteca y de todos sus convenios.

 / FOTO HERNANDO J. DÍAZ

Dicha corporación realiza actividades de integración para la comunidad para un enriquecimiento cultural, educativo y social por medio de programas como lecturas en voz alta para grupos, talleres de escritura creativa, lanzamientos de libros, cine foros, manualidades y en vacaciones, ofrece eventos variados a diario. 

En cuanto a las personas de edad adulta y poblaciones vulnerables con imposibilidad para asistir a la biblioteca, se hacen trabajos de campo recreación y verificación del estado de las comunidades para buscar una forma de ayudarlos, ya sea con enriquecimiento cultural y social, como con ayudas gubernamentales como mercados y en algunos casos, donaciones de ámbito económico. 

En mi oportunidad de documentar los oficios que pude, la biblioteca Rafael Carrillo me abrió las puertas para ser testigo de actividades tanto dentro del lugar, como en trabajos en la ciudad (los trabajos de campo mencionados).

El sábado 7 de mayo, dentro de la biblioteca se realizó el evento “Taller manos creativas” en el que un grupo de niños de 8 a 12 años, se les premió por una semana que llevaban en talleres de ámbito cultural, con un día de cometas en la que los dos licenciados en arte y folclor Adriana Carolina Fragoso y Carlos Alberto Durán, instruyeron a los niños al momento de realizar las cometas y los llevaron a un lugar alto cerca de la “casa en el aire” para que las volaran. 

El domingo 8 de mayo se llevaron a cabo dos actividades de campo, una con el oncólogo Juan Carlos Mindiola, quien brindó charlas sobre prevención contra el cáncer de mama. También se hizo una verificación en casas donde habitan comunidades con pocos recursos, proveyendo mercados y algunos útiles los cuales dichas comunidades necesitaran.

En ese sector también se hizo una actividad de recreación infantil en la que Darío Leguízamo Peñaloza, subdirector, psicólogo y asesor cultural de la biblioteca se disfrazó de un personaje de una historia animada, y narró cuentos a los niños sacándoles muchas sonrisas y obsequiando premios y libros infantiles a manera de agradecimiento por asistir. Y el lunes 9 de mayo, en el auditorio de la biblioteca, un licenciado en arte y folclor de la institución ofreció un espectáculo de títeres basado en El Principito, a un grupo de estudiantes de los colegios Ricardo González, Hispanoamericano, El Carmelo y el Bilingüe Jean Piaget.