Transformación del metal: de cero a arte

Por Alexa Gabriel Pérez Barbosa
aperez613@unab.edu.co
Estudiante de Gastronomía y Alta Cocina

El acero es uno de los materiales mas usados a lo largo de la historia y actualmente importante en las industrias, es ampliamente utilizado como material de construcción y como materia prima de diversas herramientas y piezas mecánicas.

Afinar la superficie de los objetos para tener un mejor acabado y perfeccionarlo. / FOTO ALEXA PÉREZ B.

Uno de los materiales más duros como lo es el acero que con el arduo trabajo de personas especializadas y con dedicación transforman una pieza sencilla o vacía en algo práctico o utilizable, pero para ello se requiere a más de una persona que tenga el compromiso pues son varios los procesos que se necesitan para llegar a un producto terminado; se puede observar cómo cada uno de los trabajadores se desempeña en un lugar específico desde la preparación del material hasta el proceso de pintura para terminar, cada uno de ellos pone su mayor esfuerzo sin importar que son varios los riesgos debido a que trabajan con materiales peligrosos como ácidos que producen gases que pueden causar irritación o quemaduras, problemas con la maquinaria como cortadoras, pulidoras o simplemente la inhalación de pinturas.

Aunque la mayoría de los procesos son grandes y pesados, no habría un producto final sin esos trabajos mínimos que la mayoría de las personas olvidan que existen en la elaboración como lijar o limpiar el material para pasar a pintura.

Esta es la vida de varias personas que pueden ser observadas fuera de su trabajado como desorganizadas o un poco sucias por su vestimenta ya que en su trabajo siempre hay residuos que están presentes y terminan sobre el operario. Una lámina, un tubo, una varilla olvidada en un rincón y tomadas para ser transformadas por una mano nos dan infinidad de posibilidades desde una pequeña caja hasta la estructura mas compleja; así son las creaciones realizadas diariamente por miles de trabajadores, y aunque actualmente existan maquinarias que puedan hacer el trabajo de 50 hombres siempre tendrán que ser intervenidas de un hombre extraordinario.