Culpa, libros y filosofía

Realizado por: Danilo Cárdenas

Culpa, libros y filosofía. Valeria Cárdenas Aguilar. Dedicado a mis padres que siempre me han apoyado.

Capítulo uno

Desde que era una niña pequeña Valeria siempre había sido una ávida lectora. Su padre un hombre apasionado por los libros la había introducido al mundo de la literatura desde que era apenas una bebé juntos pasaban horas leyendo cuentos novelas y poesía y Valeria se deleitaba con cada palabra, cada personaje y cada historia que descubre entre las páginas. 

Hoy Valeria asemeja su vida a la de Aureliano Buendia, y al inicio de la maravillosa novela de Gabriel García Márquez que marcó su vida, 100 años de soledad y recuerda, con mucha alegría a su padre.

Lo relaciono con hábitos que me infundo mi papá, porque él siempre se esforzó por enseñarme la lectura de maneras muy básicas es decir como simplemente explicarme desde antes antes de entrar al colegio y al jardín explicarme cómo era esta palabra como era esta letra. 

A medida que crecía Valeria se sumergía más en su amor por los libros, leía todo lo que caía en sus manos, desde clásicos de la literatura hasta las últimas novedades, su imaginación desbordaba y a menudo se encontraba perdida en los mundos ficticios que tanto la cautivaron.

No hice mucho por invitarla a leer ella misma desde muy pequeña se inclinó por la lectura y todo lo que tuviese letras lo tomaba en sus pequeñas manos aún gateando y se sentaba a leer. 

Y yo creo que esto aunado al hecho de ver libros en mi casa y que me compran libros fue lo que enriqueció mi hábito de lectura.

Capítulo 2 

Para Valeria su vida se puede contar a partir de libros lo que sigue se iba a asemejar a el comienzo del coronel no tiene quien le escriba Garcia Márquez pero esta vez la necesidad de Valeria no era económicas si no emocionales.

Su pasión por los libros la habían llevado a convertirse en una persona bastante autocrítica algunos de sus profesores y sus compañeros no entendían su interés por sus libros y tachaban de rara o aburrida y las cosas se complicaron más cuando decidió volverse atea a pesar de estudiar en un colegio católico.

Y la verdad yo no soy creyente yo soy atea desde los catorce, como que esta experiencia cambiar de religión o dejar de ser religiosa o mas bien dejar de creer, estuvo atravesada por discriminación y por cuestionamiento de parte de personas del colegio, profesores papas de mis compañera.

Este rechazo calería lo  recuerda una de las etapas más difíciles de su vida.

Hay una frase cliché que es como el lector vive varias vidas entonces para mi es como la oportunidad de sumergirme en una historia que no es la mía y no pensar en las cosas del día a día. 

Capítulo tres

y así como en los cuentos infantiles las historias tienen final feliz Valeria  encontró la luz en la oscuridad al ritmo de Gabriel García Márquez recordó el día en el que conoció la filosofía. 

Y en noveno grado en su primer clase de filosofía después de su profesora durante 40 minutos de Platón Valeria tenía muchas preguntas pero sí tenía una sola certeza.

No se que es esto pero es lo que quiero hacer  el resto de mi vida y por eso estudie algo relacionado con letras. 

Allí las palabras cobraron un significado más profundo y podía  expresar libremente su opinión sus pensamientos y emociones poco a poco la filosofía se convirtió en su escape su pasión y su fuente de felicidad.

Porque por primera vez encontré como un espacio al que realmente pertenecía personas que si bien era distintas a mi porque usualmente las personas que no se encuentran en esa carrera pues son gente muy peculiar compartimos como está deseo entender y ver de manera y debatir con el otro. 

Valeria supo que, aunque el mundo a su alrededor no siempre la comprendiera ella había encontrado su lugar en el universo de las palabras que leía y que explora por la literatura y el conocimiento se fortaleció aún más.

Su amor por la filosofía la llevó a ganar muchos premios y a resaltar en muchos ámbitos.

Cuando fuí el sexto mejor icfes del país, cuando gané un premio de mi universidad que se llama la cruz San Pedro claver y cuando me gradué de la universidad bueno del Colegio también porque Claro obviamente y pues sobresalir es importante y para mí es importante y sobre todo ámbitos intelectuales llamemoslo asi es como darse cuenta del aprecio y la confianza tienen tus seres y la gente que te rodea. 

 Valeria representa el interés de muchos jóvenes filosofía, según el banco de Bogotá esta carrera experimenta un notable aumento  entre los años 2020 y 2021 el número universitario matriculados filosofía ha crecido significativamente pasando de 7091 a 9446 lo que representa un aumento de 33%. 

Así se acaba esta historia que se cuenta fragmento fragmento, pasando página  y que se continúa escribiendo día tras día.