Elecciones 2022 – Salarios y beneficios de un congresista colombiano

Realizado por Emmanuel Sánchez, estudiante de periodismo

Un congresista en Colombia le cuesta al Estado colombiano aproximadamente 94 millones de pesos al mes.

Este monto es producto de diferentes beneficios permitidos fuera de su salario de 34 millones y medio de pesos. Estos beneficios son: tiquetes de avión nacionales, o internacional en el caso del representante de los colombianos en el exterior, por un monto aproximado de 5 millones de pesos, el alquiler de una camioneta blindada por 11 millones de pesos y una Unidad de Trabajo Legislativo, que es un equipo de 6 a 10 personas que asesora al congresista en diversos temas para el desarrollo de su trabajo. Este salario no puede ser superior a 50 salarios mínimos, según la sección política del Tiempo.

Jessica Pérez, abogada de la firma Pardo Bohorquez, indica que el salario de los congresistas es elevado y que hay que tener en cuenta la realidad por la que pasa actualmente el país: “El salario de los congresistas es muy alto para el trabajo efectivamente realizado, porque creo que es necesario tener en cuenta la realidad económica del país y la realidad de igualdad del mismo, donde tenemos profesiones muy importantes en la sociedad profundamente mal pagas, personas que ganan 10 veces menos que los congresistas por labores también importantes en la sociedad”.

Los congresistas, a diferencia de la mayoría de colombianos, sólo trabajan 8 meses de los 12 que tiene el año, contando con vacaciones a mitad y final de año, cada una de 2 meses, además del pago de 2 primas semestrales, una en junio y una en diciembre.

Juan Pablo Fuentes, abogado de la firma Godoy Hoyos, menciona que está de acuerdo con los beneficios que reciben los congresistas, especialmente en temas pensionales, pero sus salarios los inflan respecto a otros: “Considero que la labor de los congresistas sí amerita cierta clase de beneficios
relativos a la pensión, pero no en los montos que lleguen hasta el “tope”, de nuevo esto va muy atado al salario que ellos manejan y ese salario finalmente termina “topeando” en el momento de su pensión”.

Los congresistas trabajan de lunes a viernes de ocho de la mañana a cinco de la tarde. Y cuentan con sesiones extra, en ocasiones, fuera de su horario laboral.