Feminicidio

Feminicidio

Like
234
0
viernes, 04 octubre 2019
Entrevistas

Valentina Herrera: Socorro Sánchez Lagos era una mujer de 78 años. El pasado miércoles 18 de septiembre de 2019 su cuerpo fue hallado sin vida y con signos de tortura en el baño de su casa. Esta mujer carismática como la recuerdan sus vecinos fue asesinada por posibles razones de género. Se
podría decir que es el feminicidio más reciente en Bucaramanga un número más que se suma la cifra de mujeres víctimas de feminicidio en la ciudad y el departamento. Es por esto que hoy nos acompaña Gina Elizabeth Pineda Garzón, ella es psicóloga, activista por los Derechos Humanos de las mujeres y niñas con énfasis en el derecho a una vida sin violencia, asesora de familias víctimas de feminicidio en la exigibilidad de sus derechos, directora del Observatorio Ciudadano de Feminicidios de Santander, hermana de Mónica Rocha Garzón víctima de feminicidio en
impunidad. Buenos días Gina, bienvenida a Unab Radio, ¿cómo te encuentras?
Gina Pineda: Muy bien muchas gracias, un gusto estar acá y respondiendo a la invitación.

V: Bueno Gina con respecto a digamos esta pequeña introducción quisiéramos saber ¿cómo van las cifras acá en Santander con respecto al feminicidio?
G: Primero enfatizar que el feminicidio es un fenómeno social es sistemático y generalizado. Hay un panorama lamentable son por lo menos 16 las víctimas de feminicidio en Santander en lo corrido del año. Impactando por lo menos 12 municipios de Santander, entonces es un panorama desalentador.

V: Gina con respecto a estas cifras muchas veces está la duda de si son totalmente precisas o no, por el tema que hay con la Fiscalía de las irregularidades cuando se toma un caso y se habla de homicidio, de feminicidio por favor, pues como has trabajado estos temas
explícanos a los oyentes ¿Cuál es la diferencia entre un homicidio y un feminicidio?
G: Muy bien, el feminicidio tiene que ver con dar muerte a una mujer pero en este ilícito están inmersas unas razones de género, es decir se asesina a la mujer por ser mujer o por no serlo de forma adecuada estando dentro de una cultura en la que lo masculino es observado como de mayor valor y lo femenino como si no tuviese valor alguno, tanto así como si fuese también un objeto que se puede maltratar que se puede destruir y que se puede desechar. Son innumerables los escenarios en los que puede ocurrir un feminicidio, entonces ya de forma digamos un tanto más cercana a la comunidad ya reconocemos el feminicidio cuando están esas violencias contra las mujeres por su condición de ser mujeres en un contexto de pareja o expareja, habitualmente con ciclos de violencia y con una extrema crueldad en la comisión del feminicidio. No obstante, hay otras circunstancias y otros escenarios por ejemplo la instrumentalización sexual que sobre los cuerpos las decisiones y la vida de las mujeres se impone, pero también otras razones de género que deben ser analizadas.

V: Y ¿Qué es lo que sucede con la fiscalía? ¿Por qué ellos no pueden digamos ver todo este tipo de temas del género? ¿Qué es lo que sucede con la fiscalía?
G: Quizá resaltar cuando mencionaba usted acerca de las distintas cifras no hay un subregistro a partir de esos datos enunciados por la Fiscalía. Buena parte de los feminicidios son tratados como si fueran homicidios desde la institución, es decir desde la Fiscalía General de la Nación. Con qué puede estar relacionada, por una parte, con una ausencia de formación rigurosa para desarrollar las investigaciones con perspectiva de género, es decir para hacer el análisis de esos escenarios para tomar los distintos elementos las evidencias físicas y analizarlas frente a ese enfoque de género necesario, pero no solamente eso. Hay algunos fiscales que están formados que han recibido la capacitación, pero en muchos de ellos se enuncian también prejuicios sexistas, entonces no es solamente que lo desconozcan sino que no le dan importancia a los derechos de las mujeres. No consideran esos ilícitos perpetrados contra las mujeres por su condición de ser mujer es como una violación de Derechos Humanos y por tanto no explican esa
debida diligencia de la investigación. Entonces no es solamente una causa, tendríamos la formación, esa ausencia de formación. Tendríamos esos prejuicios sexistas o esa ceguera de género para abordar los casos y a eso se podría sumar también el ‘’eficientismo’’ es decir ese interés por culminar rápidamente el caso, aunque en ellos no se desarrolle la verdad ni la justicia
para las víctimas y se tolere y avale la violencia contra la mujer en su forma más extrema que es el feminicidio.

V: Gina por ejemplo, esto digamos en cuanto al proceso que ya se hace cuando sucede un feminicidio pero digamos que, el antes el tema digamos de la denuncia, del tema constitucional ¿Hay alguna ley que nos acoge a nosotras las mujeres con respecto a este tema?
G: Claro, hay varias normativas e instrumentos internacionales. Una de las normativas para investigar y para sancionar, así como para prevenir y erradicar las violencias contra las mujeres por el hecho de ser mujeres, es la ley 1257 de 2008. De esta planteaba anteriormente el feminicidio como un agravante del homicidio, posteriormente dada la impunidad y esas fallas en
investigación que toleraban la violencia extrema contra las mujeres, surge una nueva normativa que es la ley 1761 de 2015 que tipifica el feminicidio como un delito autónomo. Es decir, esas razones de género en los asesinatos de las mujeres ya no son un agravante como ocurría antes, sino que se consideran un delito que es el femicidio y esa es la normativa a nivel nacional. Sin embargo, está vinculada con otros instrumentos internacionales que tienen que ver con los derechos de las mujeres, entre ellos la convención Belém do Pará para sancionar esas violencias. Y además con Cedaw que tiene que ver con la eliminación de toda forma de discriminación contra la mujer. Las violencias contra las mujeres por su condición de género también son una forma de discriminación y también en este conjunto se infiere y se ha expresado tácitamente que resultan en una violación de los Derechos Humanos.

V: Y con respecto digamos a los casos de feminicidio en menores de edad ¿El proceso legal es el mismo o cambia algo?
G: Se debe mantener el enfoque de género en la investigación. Frente a estos feminicidios hay un panorama que podríamos decir los distancia un poco de algunas características. Por una parte, de los feminicidios de niñas en Santander encontramos que buena parte de ellos son perpetrados
por familiares. Adicionalmente, encontramos que en varios casos hay una instrumentalización o un delito sexual contra la menor antes de darle muerte. Entonces, digamos que son algunas de las características, pero efectivamente se tipifica como feminicidio y lleva todo el proceso. Aunque
por ser menor de edad también hay otras características a nivel penal si en cuanto a allanamiento de cargos, entonces es menor el descuento punitivo, pero si se incluyen si hay esas razones de género como feminicidio.

V: Y por ejemplo digamos ya pasando el tema de las niñas, cuando son mujeres que tienen hijos que tienen familias dentro de todos estos procesos ¿Qué pasa? ¿Qué pasa con estos hijos, con estos padres, con estos hermanos? Que todos digamos quedan con ese vacío. ¿Cómo se puede trabajar eso ya sea desde la parte legal no sé o si haya una asesoría a nivel
más psicológico, un acompañamiento? ¿Qué se hace con estas familias?
G: Bueno ya también lo mencionaba, el impacto es enorme. Ninguna familia está preparada para afrontar un feminicidio, es básicamente la fractura de todas las dimensiones de la existencia de cada uno de sus miembros de la familia y de la dinámica familiar ante esta pérdida irreparable en justa a partir de la violencia feminicida. Sin embargo, recalcar que en Santander no hay atención integral para los familiares de las víctimas, eso implica que no hay rutas de atención ni hay una atención especializada ni a nivel jurídico, ni a nivel de salud mental y física, ni a nivel de apoyo socioeconómico. Entonces, en lo corrido del año son por lo menos 21 menores de edad niños y niñas huérfanos por feminicidio. Y no hay una ruta de atención para esos niños y niñas, aun cuando hubiesen sido testigos de los hechos, hay un vacío enorme. Sí, si no hay atención
psicológica, si no hay un equipo especializado eso se suma a lo que ya de por sí es doloroso junto con las barreras de acceso a la justicia que deben enfrentar la mayoría de las familias.

V: Gina, tomando en cuenta digamos este tema digamos del dolor familiar, de la impunidad, ahora viene digamos es también el papel que tienen los medios a la hora de hablar y relatar una noticia o un tema sobre feminicidio. ¿Qué es lo que está pasando y cuáles son estas irregularidades que hay a la hora digamos de redactar este tipo ya sea de noticias o de reportes sobre feminicidios acá en Santander y en Colombia?
G: En Santander que se puede generalizar también a Colombia hay una dificultad fuerte con él tratamiento de los feminicidios, principalmente a partir de un desconocimiento no se enuncia el delito no se dice ‘’ocurrió un feminicidio’’ sino que está asociado también con otros prejuicios y a la vez con justificaciones del hecho, es decir, justificaciones frente a esa violencia feminicida. Entonces podemos encontrar que hacen referencia como si los feminicidios se trataran de crímenes pasionales restándole importancia a este fenómeno social que nos impacta a todos y todas. También justificando partir de los celos por ejemplo del agresor o generando también otras justificaciones para el actuar del feminicida, por ejemplo, que llegó en estado debilidad sí o que a partir de un desenlace porque no controla su ira, encontramos este este tipo de justificación entonces, ese tratamiento revictimiza. Este tratamiento de las noticias de feminicidio analizando
las notas periodísticas de uno de los periódicos de mayor difusión en Santander durante el año 2017, solamente una de las notas periodísticas hablaba con el término de feminicidio, el resto incluía homicidios, crímenes pasionales, asesinato por celos, pero no como tal el delito y mucho
menos se relacionaba con las normativas, por ejemplo para decir que existen esas leyes que sancionan el feminicidio o que se condena la violencia contra las mujeres o que existen rutas de atención si alguna mujer está sufriendo algunas violencias y que puede reportarlas para que sean
investigadas y sancionadas. Entonces en ese sentido tenemos vacío, una necesidad de formación y compromiso social para la visibilización de las violencias porque justamente la comunicación cierto ¿Qué estamos comunicando? que se tolera el delito que no tiene importancia. Y eso es una
forma también de perpetuar.

V: Gina en Santander los feminicidios que han ocurrido, se han caracterizado por un trato deshumanizado al cuerpo por ser crímenes con digamos con un alto grado de sevicia, de crueldad eso digamos desde la psicología puede ser ¿Cómo se podría explicar ese esos esos casos?
G: Bueno entonces un feminicidio no es un hecho aislado, decíamos que sistemático y generalizado puedo ocurrirle a cualquier mujer. En ese mismo sentido esa expresión y esa consolidación de las violencias en el cuerpo y frente a esa denegación de la autonomía, libertad dignidad y una frena contra la vida de la mujer tiene un mensaje que comunica a otras mujeres,
es un mensaje aleccionador un mensaje de miedo ¿si? para las otras mujeres. Pero así mismo mantiene esa idea de la mujer como objeto sin ningún valor, eso está comunicando a partir de esas violencias extremas que se infligen a las mujeres y adicionalmente con la exhibición de los
cuerpos, en Santander hemos visto distintos casos de trato deshumanizado que implica a lanzar a las mujeres a los ríos que implica dejarlos en espacios abiertos y públicos, una cantidad de manifestaciones para demostrar que las mujeres no tienen derechos, no tienen valor desde esa
perspectiva como una función expresiva del feminicidio.

V: Bueno Esta última parte Gina nos explicaba entonces todo el tema digamos de esos elementos simbólicos que también tienen esa relevancia a la hora de determinar estos casos de feminicidio.
Gina Pineda Muchísimas gracias por acompañarnos hoy acá en Unab Radio hablando un poco sobre feminicidio para que los oyentes se enteren más sobre este tema que pues es un fenómeno social bastante preocupante y que cada día aumenta digamos más en sus cifras cada semana.
Entonces Muchísimas gracias por tu labor también por el tema de la prevención, de asesoría y acompañamiento. Muchísimas gracias por acompañarnos hoy.
G: Muchas gracias a ustedes.

V: Esta fue Gina Pineda, directora del Observatorio Ciudadano de Feminicidios de Santander hablando sobre feminicidio en Unab Radio
Informó Valentina Herrera.

Comments are closed.