La falta de transporte público, un problema para los habitantes de La Cumbre.

Realizado por: Fernanda Rodríguez y Jaime Cobos.

El transporte público es fundamental para respaldar el crecimiento económico de una sociedad, crear empleo y conectar a las personas con servicios esenciales, como la atención de salud o la educación. Sin embargo, por desórdenes políticos hay poblaciones que no cuentan con este sistema, y día a día viven los efectos colaterales de este problema social.

La Cumbre es un barrio del municipio de Floridablanca, perteneciente a la comuna 8, con aproximadamente 74.000 habitantes hasta la fecha. Conocido por ser uno de los barrios populares más antiguos de la capital mundial del dulce, este sector hoy en día presenta una falla en su sistema de transporte público.

“Es que no hay ni como moverse, si usted no tiene carro o moto propia se jodió, le toca quedarse en la casa”

La situación que aqueja a esta población inicia con el estereotipo bajo el que está este barrio sujeto. El microtráfico, la violencia y los robos son algunas de las excusas que usan los taxistas de Bucaramanga para no hacer carreras hasta ese barrio.

Alberto Gómez, es un bumangués que lleva ejerciendo el oficio de taxista desde hace 18 años. El tiene sus razones para no subir a este barrio y nos cuenta el porqué.

“Hay taxistas que sí se le miden a ir allá pero la verdad, y personalmente junto con unos amigos que también tenemos de taxistas, nos negamos a hacer carreras a La Cumbre porque ya la gente ni siquiera se distingue si son ladrones o no, por la pinta, hay gente que sube muy bien vestida y resulta que cuando uno va a hacer la carrera allá, lo están esperando, lo acorralan porque eso se ha sabido, los roban y no se arriesga uno hasta que lo maten, entonces por unos pesos así la gente se disguste es preferible no ir por allá por la cuestión de seguridad que ya sabemos que es el cuidado de la vida”.

Siendo objetivos, no se puede estereotipar a una población completa por los errores de algunos. Este es el barrio más poblado de los cerca de 260 que existen en las 8 comunas de Floridablanca y actualmente no cuenta con un eficiente servicio de transporte público desde la aparición del Metrolínea en 2010. Hasta ese año, Cotrander tenía un monopolio, no dejaban entrar a Unitransa, ni Oriental de Transporte, ni otra ruta, pero, aun así, funcionaba muy bien para sus usuarios, claro, hasta la llegada del Metrolínea. Carlos Suarez, habitante de La Cumbre, cuenta cómo es la movilidad de la cumbre hoy en día.

“El transporte de La Cumbre como acabaron con todos los buses que prestaban servicio, acabaron con las rutas internas del municipio de Florida, y acabaron con muchas rutas que lo llevaban a uno al centro para darle prioridad a Metrolinea. Metrolinea terminó con los buses, ahora tiene unos buses viejos de Cotrander, que están prestando servicio al metro, ruta P1 y P2, el resto es solo piratas, para viajar a Bucaramanga. Aún hay una ruta que va Girón. Lusitania también va por Cabecera y una ruta de Cotrander, pero para el centro toca en pirata o esperar los buses que están prestando servicio a Metrolinea”.

Además de los dos o tres buses de Metrolínea que hacen recorrido en La Cumbre, los llamados “piratas” son prácticamente el único medio transporte público fijo que se encuentra en ese sector. Son aquellos carros particulares que prestan un servicio informal. La mayoría de estos a diferencia de aquellos que se rigen por medio de plataformas digitales como, DIDI, InDriver, Uber y Maxim, se encuentran principalmente estacionados en la plaza de La Cumbre desde las 4 de la mañana hasta las 9 de la noche, esperando a que pasen personas que necesiten de su servicio y llenen el cupo de 4 asientos que poseen. Estos transportes en La Cumbre solo tienen 2 rutas, las cuales van de La Cumbre al centro, del centro a la 33 y viceversa. Para quienes necesitan una ruta más directa, están los mototaxistas, quienes también trabajan de manera ilegal al destino que sea.

“La gente se monta en los piratas porque el pirata es más rápido y te espera. Son 3 mil pesos, por doscientos pesos más prefiero agarrar un pirata cuando logro ir para el centro. Y el pirata tú le dices: -mira, ¿vas para Los Comuneros? -Sí, sí, yo te dejo allá. En cambio, el bus te deja allá arriba y tienes que bajar 3, 4 cuadras abajo”.

Es el afán de un medio de transporte, el que obliga a los habitantes a ignorar los peligros a los que están sujetos día a día por hacer uso de estos transportes ilegales.

“Cualquiera que tenga moto hace mototaxi. Es un desvare. Quien monte en una moto es riesgo de cada quien. Ellos no responden por nada y tampoco está reglamentado, uno tiene un accidente en una moto y queda jodido porque no hay quién le pague”

El problema de estos habitantes no solo está en el cómo llegar al trabajo o al colegio, hablando de emergencias y situaciones de gran importancia, el que no haya un servicio de transporte eficaz podría hasta cobrarle la vida a alguien. En el caso de los adultos mayores que se deben movilizar, ya sea para citas medicas o alguna urgencia, si no cuentan con alguien a su disposición para movilizarlos, el transporte es imposible.

“Yo tengo a mi hermana hospitalizada en el hospital internacional hace 3 meses y yo bajo a visitarla allá día por medio, y para llegar hasta allá se me dificulta mucho porque transporte hasta allá no hay. Me toca llegar a Florida, y de ahí coger para Pie de Cuesta entonces siempre me gasto casi 20 mil pesos ida y vuelta”.

Se han planteado diferentes soluciones para la movilidad de los residentes de La Cumbre. Una de ellas fue el Telecable, una propuesta que aprobó la Alcaldía de Floridablanca en el 2021 pero que por falta de presupuesto se detuvo. La idea consistía en un Telecable que conectara la hacienda en la entrada barrio Prados del Sur, cerca al barrio La Cumbre con el casco antiguo de Floridablanca. En un trayecto duraría 4 minutos ahorrándoles a las comunidades cercanas 45 minutos que es el recorrido normal de un bus urbano, taxi o carro particular hasta el centro de Floridablanca. La inversión de la nación sería de 130mil millones de pesos, 56mil del municipio y el departamento.  Pero lastimosamente solo se quedó en eso, en un planteamiento que llegó a ilusionar a la población. Algunos de los habitantes siguen considerando esta como la solución más viable, como Cristian Domínguez, guardia de seguridad y habitante del sector.

“Que sea como más rápido, también el costo, uno también ve eso, la economía, que eso no le vaya a afectar a uno el bolsillo porque si eso va a salir más caro obvio que uno va a seguir prefiriendo ir yéndose en bus. Lo hará uno por la goma de subirse, pero si es más económico y más rápido pues obvio que es una alternativa buena”.

Entendiendo la situación de los usuarios, los mismos piratas, mototaxistas o transportadores ilegales, apoyan la idea de crear un sistema que, aunque sería su principal competencia, mejoraría la situación de los habitantes. Así lo comenta Kenny Echeverría, conductor informal.

“Nos afectaría un poco sí, claro, baja un poco la pasajerada pero si es por bienestar del barrio, excelente. No tendría inconveniente. Sí nos afectaría porque es algo informal y ya qué se le puede hacer en ese caso. Nosotros trabajamos porque necesitamos”.

“No sé si dañaría el uso del transporte porque eso lo ponen más que todo para transportarse más breve. A mi no me afectaría, no sé a los demás si les afectará, no sé. Igual uno vive del diario”.

Si hasta los que no son afectados se preocupan por esta situación, ¿qué falta para que haya una verdadera solución? Jaime Andrés Beltrán, recién alcalde electo de Bucaramanga, ya dio sus declaraciones sobre el futuro de Metrolínea.

“Ya tenemos dos decisiones avanzadas, una, lo primero que se va a concentrar el comité empalme es la liquidación de Metrolínea porque hoy nos tienen en la incertidumbre de avanzan o no avanzan y esa incertidumbre le está haciendo daño a la ciudad. Dos, estamos buscando puente con el Gobierno Nacional para hablar del sistema de transporte masivo porque el sistema de transporte masivo no se va acabar, pero la figura del ente gestor y de la deuda de más de 400 mil millones de pesos sí debe ser un tema del orden nacional y por eso no nos podemos quedar esperando aquí a que llegue el primero de enero para saber qué va pasar. Nosotros queremos llegar al primero de enero con la solución en mano, pero para eso tenemos que saber uno, qué está pasando con está administración en temas de liquidación. Y dos, irnos al orden nacional para mirar qué propuestas hay, qué avances hay porque yo no me puedo quedar esperando que esta administración me entregue lo que dejaron sino por el contrario tengo que adelantar algunos temas en función de, cómo va a hacer ese ente gestor, qué va a pasar con los laudos arbitrales, con la deuda y tres, qué pasó con ese anuncio del presidente de los buses que iba a mandar a Bucaramanga y en qué quedó este tema porque sí o sí, Bucaramanga tiene que moverse. En temas de transporte masivo hemos adelantado”.

Ahora, sin estos buses ¿Qué le espera a la comunidad de la cumbre para su movilidad? Si los políticos y la policía se preocupan por la existencia de transportes ilegales, deberían también gestionar una solución para la movilización de los habitantes del barrio La Cumbre en Floridablanca.