Personajes – Germán Gómez

Realizado por Lesly Pérez, estudiante de periodismo

Ayudar a los demás es uno de los factores más importantes en la vida de esta persona. Estoy hablando de German Gómez Cepeda, un santandereano de 58 años, quien gracias a su conocimiento en psicología, ha dedicado gran parte de su vida a la labor social. Se ha enfocado en ayudar a personas a lidiar con el dolor y las dificultades de la vida, esto lo hizo por medio de sus fundaciones tejiendo afectos, sanarme y ahora lo desempeña en el proyecto de prevención de drogas de fundacoop.

Él estudió en el colegio San Pedro, cuando se graduó de este decidió realizar sus estudios superiores en diseño industrial, al graduarse de esta carrera, en 1985 empezó a trabajar como profesor labor que desempeñó hasta el 2014, durante su proceso laboró en instituciones cómo el colegio San pedro, el Panamericano y en universidades como la UDES y FITEC.

Ahora, conozcamos sobre German Gómez Cepeda y las situaciones que lo han llevado a enfocarse e interesarse en realizar labor social.

German Gómez: Bueno, mi primera experiencia laboral estuvo relacionada con el arte en los colegios y allí entendí que si iba a trabajar con seres humanos, con personas, tenía que conocer también esos procesos cognitivos, emocionales, para poder comprender y entender el ser humano. Entonces entendí que me hacía falta ese conocimiento en el ser humano y lo entrené en la psicología.

Mientras laboraba como profesor, él logró evidenciar de primera mano las situaciones difíciles por las que tenían que pasar algunas personas, a partir de esto creó la fundación tejiendo afectos, esta buscaba ayudar a los niños y familias que viven situaciones violentas.

German Gómez: Pues, uno se pone a mirar la realidad y siente de alguna manera que tenemos la bendición de tener una vida lo más normal posible, lo más sana posible. Pero hay otras personas que no. Hay otras personas que viven experiencias muy fuertes. La experiencia del abuso sexual infantil es una experiencia, que en el mundo donde yo la conocí es desgarradora, es violenta. 

De alguna manera uno siente que su infancia no fue de esa manera ¿No? Que en la infancia pudimos jugar, pudimos divertirnos, tuvimos en medio de todo una familia sana. Pero estos niños no, estos niños a muy temprana, y estoy hablando de niños casi desde la cuna, ya vivieron experiencias de abuso sexual y es muy fuerte. Entonces es una manera como de conocer esas realidades y querer hacer, intervenir, en esas realidades de manera respetuosa, como decías hace un momento, “Pido permiso para grabar” de esa misma manera hace uno, pido permiso para intervenir en su dolor, su experiencia. Entonces es no ser ciego ante las situaciones que pasan en torno a la vida de los otros y querer hacer algo, ¿no? querer actuar de manera tal que podamos ayudar a sanar esas experiencias dolorosas.

A partir de evidenciar estas situaciones él decidió iniciar la fundación tejiendo afectos en el año 1997, esta se enfocaba en estudiantes de zonas vulnerables de Bucaramanga, por medio de esta buscaba ayudar a las personas que estaban viviendo estas situaciones, en esta trabajaba con los niños y los padres, se les brindaba terapia para que lograran superar esa situación difícil por la que estaban pasando.

Tiempo después se fue a trabajar con la funeraria Los Olivos, en Cali, mientras trabajaba en esta se dio cuenta de lo difícil que es para cada persona sobrellevar el duelo, y  la pérdida de un ser querido, entonces creó la fundación Sanarme, la cual le brinda a las personas asesorías para que estas puedan superar el duelo. 

German Gómez: En cuanto a la experiencia del dolor por la pérdida de un ser querido, bueno, yo viví eso y no es tan fácil ni tan sencillo, entonces venga, chevere poder de alguna manera apoyar esos procesos del que está experimentando esa experiencia, a muy temprana edad tuve que también experimentar y vivir la pérdida de seres queridos, la pérdida de un hermano muy cercano y entonces, digo cercano porque siempre desde que nos conocimos siempre compartimos la misma habitación y eso también lo toca a uno.

Por medio de estas fundaciones, German Gómez ha logrado llegar a diferentes personas y ha cambiado sus vidas, relata sobre el cambio que ha visto en las personas  con las que llegó a trabajar y lo reconfortante que es saber que ha podido ayudar a estas personas a sanar.

German Gómez: De hecho, me he encontrado con niños que hoy día han terminado ya sus estudios universitarios, profesionales y es satisfactorio  para el alma poder ver que de alguna manera lograste ayudar a que ese ser no repitiera el ciclo, tu sabes que el dolor es cíclico, entonces si a mi me causan dolor yo causo dolor, y ver que ellos tomaron la decisión de no causar dolor sino de encauzar el dolor, entonces eso es realmente significativo, tanto en las experiencias de abuso, como las experiencias de pérdidas de seres queridos y ahora con la experiencia del consumo de drogas.

En 2014 German dejó de laborar como profesor, un tiempo después de esto, exactamente en el 2018, él inició a trabajar como director ejecutivo de fundacoop, la cual es una fundación de la cooperativa cooprofesores, que esta está enfocada en la salud y el bienestar de los asociados, sus familias y la gente en general.

En fundacoop, ha creado un proyecto de prevención del consumo de sustancias psicoactivas, en el 2021 este proyecto obtuvo el premio nacional del ministerio de salud y protección, y fue reconocida como una “entidad comprometida con la prevención del consumo, abuso y adicción a las sustancias psicoactivas”.

German Gómez: El programa de drogas, el proyecto de drogas trabaja con los padres de familia, no con los hijos, no con los muchachos porque finalmente la experiencia de la calle y eso fue otra experiencia que tuve también con otro muchacho que salió de la casa a los seis años si no estoy mal víctima de violencia intrafamiliar, de maltrato. 

Entonces todo inicia en el lugar, todo inicia en la casa, creo que, considero que la educación del padre de familia, de los padres de familia frente a las necesidades psicoafectivas de los hijos es fundamental.

Entonces en cuanto a las drogas encontramos padres que no entienden realmente qué es lo que el hijo necesita, muchas veces suplen el cariño el afecto por un celular de alta gama y piensan que con eso les están demostrando que los aman, que los quieren, pero el amor está en en actitudes muy simples, escuchar por ejemplo, es simple pero hay padres que no escuchan ¿no? 

Entonces este proyecto de drogas trabaja directamente con los padres de familia en la educación y en la formación de competencias básicas para influir de manera positiva en la vida de los hijos.

Pienso que el problema de las drogas es un problema mundial, es un problema que le toca a todo el mundo. Conocí alguna vez un muchacho, compartí la experiencia con él de vida de un muchacho que a las 16 años por curiosidad probó las drogas y se quedó cerca de 35 años viviendo en la calle desde ese instante, vivió en el cartucho y en el bronx y hablando alguna vez con él sobre esa experiencia él me decía yo no tuve papás, no porque lo hayan abandonado o no porque se hayan muerto sino porque no hubo presencia de los padres en la vida de él, fue un muchacho que de buena familia que lo dejaban hacer lo que él quisiera entonces él decía yo no tuve papás.

Lo que yo hago es muy experiencial, muy poco tiene de cognitivo, de académico, a mi me gusta que las personas vivan la experiencia y eso lo aprendí trabajando en Los Olivos, en algo que en su momento lo llamaban el Tour de la muerte. Llevaban un grupo de personas de la morgue y allí recorríamos cada uno de los lugares de la morgue, entonces por ejemplo frente a la droga hubo un momento en el que la persona que lleva el Tour de la muerte metió la mano dentro de un tarro y sacó un cerebro, entonces dijo quién de ustedes ha consumido droga o consume droga y eso no lo dice nadie, nadie expone públicamente sus miserias por llamarlas de alguna manera. Entonces él mostraba el cerebro y decía “este es el cerebro de una persona que consume droga” y para graficártelo un poco, era, haz de cuenta un queso lleno de rotos ¿si? Haz de cuenta que tienes en la mano un queso blanco como tal, es un cerebro blanco y lleno de rotos, de agujeros. Entonces si uno no lo ve de esa manera no entiende el problema de la droga ¿no? Si no lo ves no lo entiendes, entonces hay algo que se llama terapia de choque y yo busco eso, y eso es un poco lo que los papás le decían o aprende a las buenas o aprende a las malas pero aprende. Entonces a veces la gente necesita aprendizajes fuertes ¿no? Experiencias fuertes para aprender y los talleres son un poco de eso, experiencias fuertes para que puedan conectarse con eso y entender que no es un juego.

German alude al común denominador de los proyectos, el cual es el dolor y la importancia de sanar este para mejorar.

German Gómez: Bueno, si tú miras los anclajes entre un proyecto y otro, tienen un común denominador que es el dolor, tejedores de afecto en su momento fue un proyecto que trabajaba con el abuso sexual de niños y niñas de sectores vulnerables, entonces ahí hay una experiencia de dolor, posteriormente Sanarme trabajaba o trabajé en sanarme con experiencias de la pérdida de un ser querido, y ahora en el programa de prevención de droga temprana, tiene que ver con el dolor también, específicamente con el dolor de las familias que tienen las experiencias de vivir con algún miembro de ellos, preso, del consumo de drogas.  

Él también menciona la satisfacción que le causa ver que las personas que ha ayudado han logrado superar las situaciones por las que han pasado y lo gratificante que es esto en su vida.

German Gómez: De alguna manera son experiencias sanadoras ¿no? que uno considera que las hace por los demás, pero ya en un proceso de interiorización realmente las está haciendo por uno mismo. El proceso de sanar en estos tres tipos de experiencias, pues realmente lo que hay en el trasfondo de ello es un llamado sanarse uno mismo. 

Entonces hoy si me preguntas cómo me siento, me siento una persona más liberada, más tranquila, creo que he crecido como ser humano a través de esas experiencias y logro comprender que todos los seres humanos independientemente de las experiencias que estemos viviendo llevamos dolor por dentro que necesita ser liberado, que necesita ser . Entonces poder ayudar en ese proceso pues es liberador, entonces creo que hay una tranquilidad del alma en saber que el paso por el mundo no fue accidental sino que realmente te deja huella ¿no? es un poco eso.

Además de estos trabajos sociales los cuales ha realizado, German menciona que en el futuro le interesaría poder trabajar con el hambre, ya que él mencionaba que todos hemos tenido hambre, pero no hambre de la misma forma que las personas quienes literalmente mueren de hambre, debido a que no cuentan con los recursos suficientes para poder alimentarse correctamente, evidencia esto como un compromiso que tiene la raza humana frente a la misma humanidad y no se puede ser indiferente frente a estos casos.